A 1 año de la detención y encarcelamiento del estudiante de la UTEM Fabián Duran

Por: Nicolás Cisternas – Estudiante Trabajo Social UTEM 

Militante Acción Libertaria – Amigo de Fabián

Este 13 de septiembre se cumple un año desde que Fabián Durán, estudiante de Trabajo Social de la Universidad Tecnológica Metropolitana, fue detenido y encarcelado durante la romería hacia el Cementerio General, instancia que años tras año reúne a organizaciones sociales y políticas bajo la conmemoración de un nuevo 11 de septiembre .

Fue dentro de ese contexto en donde fuerzas especiales de Carabineros detuvo Fabián junto a otros compañeros. Luego de la detención, el resto del grupo fue dejado en libertad luego de un par de horas, mientras que Fabián fue trasladado a 33 comisaría de Ñuñoa donde luego del control de identidad lo mantuvieron retenido durante la noche. El día 14 de septiembre es trasladado a la Fiscalía Centro Norte en donde el Ministerio Público y la Intendencia Metropolitana se querellan en su contra por porte, uso y confección de artefacto incendiario, abriéndose así un primer proceso de investigación de 45 días, periodo en el cual,  luego de ser señalado como un “peligro para la sociedad”, Fabián es trasladado a la cárcel Santiago Uno.

Hasta la fecha el proceso de investigación se ha extendido por más de un año, durante este periodo Fabián continúa encarcelado en la sección de máxima seguridad dentro de las dependencias de la Cárcel de Santiago, puesto que en dos ocasiones se le ha rechazado la libertad condicional, teniendo que mantenerse privado de libertad durante toda la investigación.

La detención y posterior encarcelamiento tanto de Fabián como  de otros y otras luchadores sociales no responden a hechos aislados, no es casualidad que los movimientos sociales sean criminalizados, pues el estado busca contener las movilizaciones con la aplicación de políticas represivas a través de vías institucionales.

A un año del encarcelamiento del compañero Fabián Durán, nuestro llamado es claro, la solidaridad debe ser cotidiana y activa, debemos evitar que la pasividad y el silencio se apodere de nuestras vidas, ya que solo con lucha y organización, lograremos recuperar la libertad de nuestros compañeros y compañeras encarcelados, develando el verdadero carácter que esconde las políticas de seguridad pública del estado.

¡Arriba las y los que luchan!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.