En varias ciudades del país se marchó por un aborto libre, gratuito y seguro

Por Gema Ortega, vocera de la Coordinadora Feministas en Lucha

Este 25 de julio se realizó la 4° marcha por el “Aborto Libre, Gratuito y Seguro” convocada por la Coordinadora Feministas en Lucha y que fue replicada en ciudades como Iquique, Antofagasta, Copiapó, Valparaíso, Curicó, Chillán, Concepción, Temuco y Valdivia.

Las organizadoras calculan que alrededor de 10.000 personas marcharon en las distintas convocatorias locales; todo un éxito si consideramos la nula cobertura de los medios de comunicación, y la presión de sectores conservadores y religiosos. No obstante, destacan que cada vez son más las organizaciones que han tomado consciencia de la urgencia del aborto libre, especialmente para dar fin a la clandestinidad, precariedad y violencia que conlleva su prohibición total en el país.

Respecto al actual Proyecto de Ley de Interrupción del Embarazo en tres causales presentado por el gobierno de la Nueva Mayoría, y que  actualmente se encuentra congelado debido a las presión ejercida, principalmente por las iglesias, las feministas plantearon que “los Proyectos de Ley son totalmente insuficientes, aun así hay un rechazo por parte de todos los sectores conservadores que se oponen a que se pueda legislar por la despenalización del aborto, y este era un derecho que teníamos las mujeres hasta 1989 cuando se sacó de la legislación, en plena Dictadura, y todos los gobiernos posteriores no han planteado ninguna propuesta ante nuestras demandas”.

Durante la jornada de ayer vivimos como la demanda por el aborto libre, se reconoce  también cómo una demanda de clase, pues son las mujeres pobres, jóvenes y migrantes las que menos llegada tienen a las redes clandestinas y si conocen su existencia no cuentan con los medios para acceder a ellas. De la misma forma, la convocatoria es un llamado a la solidaridad e intersectorialidad de los distintos sectores y demandas, como por ejemplo la convocatoria No más AFP o la demanda por la educación no sexista, ya que sólo son distintas caras del mismo sistema.

En cuanto a las proyecciones del espacio que reúne a decenas de organizaciones de mujeres, feministas y de disidencia sexual, las organizadoras manifestaron que “la Coordinadora está compuesta por distintas organizaciones, cada una de ellas con su propia agenda. El programa que la Coordinadora impulse va a depender del compromiso que las organizaciones sociales tengan, y cuando lo hagan la Coordinadora va a poder integrar nuevas reivindicaciones, porque la lucha por el aborto no se acaba este 25 de julio, y otra manera que tenemos nosotras para poder proyectar esta lucha es la educación no sexista”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.