Autoridades de la Universidad Alberto Hurtado niegan garantías mínimas al finalizar la movilización

Por Danny Sandoval

La lucha fue levantada principalmente por demandas internas de la Universidad, así como por el contexto dinamizador del Movimiento Estudiantil. Mientras duró esta movilización, nunca existió por parte de las autoridades la intención de diálogo para así llegar a consensos, demostrando así una actitud de completo rechazo tanto a las demandas como a la misma organización del estamento estudiantil. Esta actitud intransigente derivó en la negación de garantías mínimas, como el reajuste del calendario académico, bajo el argumento de “compatibilizar la movilización estudiantil con sus responsabilidades académicas”, pasando por encima de la organización y de la movilización del estudiantado en dicho espacio. Lo anterior, en términos concretos, significa que quienes no hayan hecho entrega de los trabajos solicitados, serán evaluados con nota 1, sin importar el contexto de paralización de actividades en el que la universidad se encontraba. Este acto es una forma más de represión, esta vez desde “lo académico”, hacia la organización y lucha de las y los estudiantes.

Frente a esta situación, durante el día lunes 11 de Julio, el Vicerrector de Integración de la Universidad Alberto Hurtado, Sebastián Kaufmann, emitió un comunicado donde se niega a la eliminación de notas puestas durante el período de movilización, a la recalendarización académica de primer y segundo semestre, además de rechazar tanto la suspensión de causales de eliminación, como la renuncia a la aplicación de sumarios y la conformación de una Mesa de negociación para tratar (una vez más) los puntos del petitorio del estamento estudiantil. En la misma línea, se indica que “respecto a los daños, se les informó (a la Federación de Estudiantes de la UAH) que en todos aquellos casos que sean delitos, particularmente los robos y destrozos, serán presentadas querellas a fin que sean investigados y que se establezcan las responsabilidades”.

En este sentido, nos encontramos ante una situación compleja, donde son muchos los casos de compañeros y compañeras que, encontrándose ad portas de un cierre abrupto y arbitrario de su semestre universitario, serán evaluados no sólo sin haber visto los contenidos necesarios, sino que calificándoseles con nota 1, cayendo así muchos casos en la condicionalidad y perdiendo, otros tantos, las becas que les permitían cumplir con sus estudios. Podemos ver que una vez más se intenta coartar al movimiento estudiantil por medio de mecanismos represivos. Hoy, las y los compañeros que se encuentran afectados por esta situación necesitan la solidaridad de todas y todos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.