Hacia la multisectorialidad: construcción de comunidad y unidad de clase

Reunión de portuarios en Valparaíso a favor del paro nacional. paro

por Acción Libertaria – Santiago

 

A pesar de estar viviendo en una supuesta democracia aún nos encontramos con diferentes legislaciones y tratos heredados de la Dictadura Militar. En el sector sindical somos testigos de la precariedad del subcontrato –instaurada por el Plan Laboral de 1979–, que tiene como consecuencia una baja remuneración y una clara exclusión de la comunidad laboral por restricciones en sus contratos o por la rotación de personal que les impide mantener un trabajo constante en un mismo lugar. Evidentemente, esto trae serias dificultades al momento de organizarse en gremios o poder hacerse parte de las negociaciones colectivas.

Esta situación genera una deconstrucción de la comunidad y nuestro deber como estudiantes revolucionarios es desarrollarla y fortalecerla. No obstante, para hacer esto debemos comprender a qué nos referimos cuando hablamos de comunidad y multisectorialidad. En primer lugar, debemos considerar que estos conceptos y relaciones van mucho más a allá que compartir un espacio físico y de buen trato entre los diferentes estamentos que conviven diariamente. Debemos apuntar a construir una comunidad de forma efectiva, a través de la unión de las diferentes demandas, basados en un ambiente en el que impere la preocupación por la persona que tenemos a nuestro lado y, por sobre todo, enfocándonos en potenciar la lucha de los otros sectores.

Como estudiantes debemos identificar el rol que tenemos en esta situación, porque somos el estamento que más facilidades y comodidades tiene dentro de nuestros espacios educativos. Por este motivo nuestro deber es tomar el compromiso y la iniciativa de aunar las fuerzas, apoyar los diferentes estamentos e ir más allá del mero asistencialismo. Muchas veces este último punto es el que se interpone a las reales necesidades de cambio.

No basta saber sólo el nombre de las y los funcionarios, o de las y los auxiliares, por ejemplo, como tampoco basta conocer únicamente sus demandas. Debemos ser parte de ellas y combatir codo a codo contra las entidades que se interpongan con la vinculación de los diferentes actores.

Existen diversos ejemplos de cómo llevar a cabo la lucha por el fin al subcontrato, tanto en universidades privadas como en universidades estatales. Una de estas experiencias se dio en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, donde mediante una comisión levantada por las y los estudiantes, y en conjunto con académicos levantaron propuestas para que junto a rectoría se pasarán a las y los subcontratados a formar parte del cuerpo de planta, mientras que a quienes aún no contaban con cuarto medio se les traspasó a honorarios hasta que lograran nivelar sus estudios. Esta experiencia vale tenerla presente para no cometer el error que sucedió en la Facultad de Derecho de la misma universidad, en el que al eliminar el subcontrato se desvinculó a un número de trabajadoras y trabajadores porque no contaban con el requisito de cuarto medio para pasar a ser funcionarias y funcionarios de planta.

Si bien al leer estas palabras puede parecer que es un trabajo sencillo, en realidad no lo es. Muchas veces las y los trabajadores sufren castigos o amenazas si muestran indicios de querer organizarse ya que el subcontrato no es una práctica que sólo los daña de manera salarial, sino que además atenta contra su integridad, llegando al extremo de impedir relacionarse.

Sólo en conjunto, los diferentes estamentos podremos llevar procesos reales, democráticos e incidentes para cambiar el sistema laboral que vemos en el día a día. El llamado es a organizarse, a compartir experiencias y a tomar las riendas en las condiciones laborales del resto de nuestra comunidad. Sólo de esta manera lograremos superar nuestras demandas sectoriales para empezar a disputar las de nuestra clase.

[publicado en la edición N°33 de Solidaridad]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.