Tinkunaku: danza y cosmovisión en las poblaciones del gran Santiago

Por Nahuel Valenzuela

“El Castillo”, es un sector de la comuna de La Pintana compuesto por 11 poblaciones  y que alberga una enorme densidad de habitantes; alrededor de 42.000 personas viven allí. Este es un lugar de la periferia sur del gran Santiago, abandonado por “las autoridades” y en donde se concentran varios problemas sociales derivados de las denigrantes políticas se segregación urbana implementadas desde hace décadas. Conformado como producto de la erradicación de numerosos campamentos en la década de los ’80 (Las Condes, Lo Barnechea, La Pintana, etc.), se ha convertido en el sitio habitual y preferido por el Estado para arrojar sistemática y planificadamente a las y los sin casa de otras comunas de la capital. El porcentaje de áreas verdes no alcanza a los 1.2 metros cuadrados por habitante, no hay semáforos, la accesibilidad y la infraestructura urbana es escasa, y la basura forma parte del paisaje habitual de sus calles. Sin embargo, siempre hay persouku2nas y colectivos que intentan darle otra cara a esta realidad, y que se esfuerzan por construir un presente digno y en comunidad para todas y todos.

Es así como la Agrupación de Danzas Andinas Ukupacha Taki junto con la Biblioteca Popular Patricia Gutiérrez y la Coordinadora pro-carnaval El Castillo dieron vida al primero de cuatro encuentros; en todos ellos se llevará a cabo un taller de una danza y un conversatorio de un tema específico vinculados a la cosmovisión y forma de vida ancestral de los pueblos indígenas de nuestra américa, como forma de prepararse para la conmemoración de “La Chakana” (3 de mayo). En esta sesión se conversó acerca de la presencia del territorio Inca en Santiago (Tawantinsuyo) y la convivencia basada en el respeto de éste con el pueblo mapuche y se realizó un taller de huayno. Las integrantes del grupo Ukupacha Taki creen “que en las raíces indígenas (de este territorio, de este origen in-di-gen) están muchas de las respuestas que buscamos y que el sistema occidental y capitalista basada en la individualidad extrema no responde”.

Rodrigo, quien forma parte de las organizaciones sociales locales, valoró positivamente la actividad y expresó que “la motivación de coordinarnos con las hermanas de este colectivo tiene que ver con la necesidad de crear espacios de participación protagónica, en donde además del aprendizaje que se genere, podamos compartir experiencias e instancias en donde se construya comunidad, o como ellas mencionan ayni, o reciprocidad, y además también reivindicamos la capacidad de los pueblos indígenas de generar acuerdos sin tener que someter a los demás en pos de sus necesidades”. Mientras que Paula, integrante de Ukupacha Taki, afirmó que “para nosotras es muy importante revalorizar la cosmovisión andina, sus valores, como parte de un proceso y de un proyecto que apunta hacia el cambio social, desde el ayni, que significa reciprocidad, el sumak kawsay, que es el camino de vida, el buen vivir, para así dar una alternativa, una alternativa que existe y se vive todos los días en las comunidades indígenas de nuestra américa, que es una alternativa de resistencia pero también de existencia de valores que nos son negados y silenciados por la cultura hegemónica y el sistema neoliberal, para nosotras esto es una apuesta de rebeldía”.

Las próximas 3 jornadas se llevarán a cabo los sábados de este mes en Maipú (Centro Cultural La Zebra), Conchalí (Centro Cultural La Juanita) y Peñalolén (Organizaciones Comunitarias ligadas a la JJVV N° 18).

uku3

415 Comments

Haz un comentario