Huelga en Unimarc: la precariedad laboral en medio de la colusión

“Para mí tiene más ética el ladrón que roba para comer, que los dueños de Unimarc que roban solo por codicia”, Viviana Delgado, presidenta de la Federación Nacional de Sindicatos Bigger-Unimarc  (FENASIB).

Las tres cadenas de supermercados más grandes del país (CENCOSUD, Wall Mart y SMU) han dado que hablar debido al descubrimiento de la colusión en torno a los precios del pollo. Esta situación trajo una serie de críticas y llamados a través de las redes sociales a “funar”, lo cual se concretó la jornada de ayer.

Sin embargo, existe mucho escepticismo en torno a esta forma de movilización debido a que es difícil evaluar su éxito, debido a que no se consideran factores como la fecha en que se realiza la acción, nivel socioeconómico de los clientes, sector en el que se ubica el supermercado, y ventas promedio, entre otros.

Además del tema de la colusión, la cadena SMU controladora de Unimarc tiene un hecho que debería generar noticia, pero que los grandes medios no han difundido: desde hace varios días los supermercados Unimarc de las regiones de los Ríos y Los Lagos se encuentra en huelga legal.

Son más de  650 trabajadores pertenecientes a la Federación Nacional de Sindicatos Bigger-Unimarc  (FENASIB) de los locales de las ciudades de  Panguipulli, Paillaco, Valdivia, la Unión, Rio Bueno, Osorno y Frutillar que hoy cumplen cuatro días movilizados.

Durante este breve periodo, se han cerrado diez locales Unimarc, generando grandes pérdidas a la empresa. Lo paradójico, es que con un solo día de ventas de los Unimarc (140 millones de pesos) se pueden lograr el monto necesario para otorgar los beneficios que están pidiendo los trabajadores y trabajadoras.

Las trabas legales que utilizó Unimarc para impedir la negociación

El proyecto de negociación colectiva  fue presentado en mayo del 2015, sin embargo, la inspección del trabajo  lo objetó argumentando que “no estaban habilitados” para negociar, pese  a que el año 2013 la Inspección del Trabajo de Osorno los había validado como representantes de los trabajadores.

Ante ello, la Federación interpuso una demanda en contra de la Inspección del Trabajo, y tribunales falló a favor de FENASIB, obligando a Unimarc a negociar. Ante ello, el supermercado  puso un recurso en la Corte de Apelaciones, sin embargo, ganaron nuevamente los trabajadores.  La misma situación ocurrió posteriormente en la Corte de Suprema, ante un nuevo alegato de Unimarc.

Todo este proceso fue retrasando la negociación colectiva  y los trabajadores debieron correr los plazos para votar la huelga, realizándose finalmente el día 30 de diciembre del 2015, con un apoyo de un 99.84 % de los trabajadores.

De esta forma, comenzaron las primeras reuniones, donde el supermercado no ofrecía nada cercano a lo que pedían los trabajadores. En palabras de Viviana Delgado, presidenta de la Federación, “El contrato colectivo firmado el 2013 se alejaba de lo que se ofrecía el 105, no aceptaban reajuste, no incluyen a la gente nueva”.

Además, debido al atraso de la negociación producto del juicio, los trabajadores exigieron un retroactivo de 180 mil pesos, pero la empresa manifestó su disposición a pagar solo 120 mil pesos bruto. De acuerdo a la dirigente, “era una mesa muy intransigente y dura”, situación que empujó a las bases a votar de forma unánime la huelga.

Dentro del petitorio, se encuentra el aumento en los bonos que poseen los trabajadores correspondientes a arriendo, movilización, colación, antigüedad y permanencia, y un bono FENASIB para todos los trabajadores, debido a que Unimarc entrega uno de los sueldos más bajos del retail.

FENASIB la piedra en el zapato de  UNIMARC

La Federación ha presentado numerosas demandas en contra de la empresa por prácticas antisindicales, despidos injustificados e incluso el desafuero de la presidenta de la Federación. Las pruebas han sido contundentes, todos los juicios han sido ganados por los trabajadores. De acuerdo a Viviana Delgado, “hemos ganado las 22 demandas interpuestas”.

Este nivel de organización sindical le ha traído problemas a Unimarc, precisamente en  regiones que son catalogadas como sumisas por su nivel de vulneración y baja organización.

 “La rabia que tenemos es que Unimarc le está robando plata a todo los ciudadanos por ser parte de una colusión y más encima  nos niegan beneficios a sus trabajadores, nos roban por todos lados. Para mí tiene más ética tiene el ladrón que roba para comer, que los dueños de Unimarc que roban solo por codicia”, indica Viviana Delgado.

Por otro lado, siente que sus compañeros están dispuestos a dar la pelea hasta el final “Los trabajadores dicen que están dispuestos a morir con la botas puesta no nos dieron quincena y eso más rabia les dio”, sentencia.

Los diez locales seguirán cerrados y se espera aumentarlo por medio de la presión y el apoyo de la comunidad. El llamado es a no comprar en Unimarc y colaborar con esta movilización.

13 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.