Gonzalo Navarro, puntaje nacional en la PSU: “La Ley corta en educación se quedó corta”

Por Periódico Solidaridad

Tras el fallo del Tribunal Constitucional (TC), el Gobierno presentó un rápido proyecto de ley al Congreso. Al parecer existe una urgencia que apunta más a responder por los plazos que a las demandas del movimiento estudiantil, ¿cuál es tu opinión del manejo de la reforma?

La “ley corta” en educación se quedó corta en relación a las demandas que como  movimiento estudiantil exigimos desde el año 2011. De entonces, hemos pedido tajantemente gratuidad universal y educación pública de calidad, y lo que tenemos hoy es que se está dejando fuera al 50% de los estudiantes más vulnerables del país y se excluye a los centros de formación técnica e institutos profesionales.

Sin mencionar la nebulosa en que quedaron varias universidades públicas tras quedar excluidas de la gratuidad…

Así es, prácticamente es una burla para el movimiento estudiantil. Se está financiando a universidades privadas por sobre las universidades estatales, es decir, se está financiando al mercado en la educación.

La reforma tampoco integró dentro de sus medidas de urgencia un cambio en el sistema de ingreso a la educación superior, pese a que los resultados retroceden cada año…

La PSU es un sistema de ingreso a la universidad segregador socioeconómicamente, un sistema perverso,  una prueba estandarizada que al final lo que mide es lo que puedes pagar, un mapa de la desigualdad social en Chile, es algo urgente que debemos cambiar. Venimos exigiendo esto hace mucho tiempo y el gobierno hace oídos sordos.

¿Qué otras problemáticas sociales se quedan fuera de la reforma?gl

Sabemos que en Chile hay un serio problema respecto a la educación sexista, existen colegios para hombres y colegios para mujeres, hay una educación diferenciada que al final se reduce en que de los 65 puntajes nacionales, el ochenta por ciento son de hombres. Además, está el problema de las carreras masculinizadas y feminizadas, donde las mujeres están relegadas a carreras de servicio, mientras que los hombres a carreras como ingeniería -como Beauchef donde la población es mayoritariamente masculina-, entonces el sexismo en la educación hay que atacarlo desde todo ámbito, pero sobre todo es un tema cultural que hay que combatir desde el interior.

Una batalla difícil de terminar sin una voluntad política, ¿cómo fue tu experiencia en el Instituto Nacional?

Algunos compañeros libertarios y de convergencia de izquierda, abordamos estas problemáticas, pero dentro del Instituto sigue siendo un tema tabú porque estamos hablando de un colegio tradicionalista, con más de doscientos años de historia, pero es inconcebible que en el siglo XXI,  sigan existiendo colegios de hombres y colegio de mujeres, es algo que estamos reclamando hace tiempo, pero no se nos ha escuchado y se nos ha aplacado con argumentos baratos diciendo que el colegio no está preparado por un tema de infraestructura, pero sin demostrar un compromiso claro al respecto.

Y la decisión final, ¿cuál carrera vas a estudiar y en qué universidad?

Voy a estudiar Teoría de la Música en la Universidad de Chile, una decisión que tomé hace tiempo, un espacio donde me podré desenvolver  política y académicamente porque  el estudiantado de la Chile está consciente de sus problemáticas sociales. Pero sobre todo, mi horizonte es seguir luchando, continuar con mis ideales, sin bajar los brazos, existen muchos problemas en el país por resolver.

61 Comments

Haz un comentario