Estudiantes convocados por la Confech marchan en el centro de Santiago

Por Salvador Oskita y Nahuel Valenzuela

En la Plaza de Armas de la capital, desde las 18:00 horas comenzaron a reunirse centenares de estudiantes para marchar en repudio de la posibilidad de exclusión de tres planteles estatales del proyecto de gratuidad: la UTEM, la Universidad de los Lagos y la Universidad Arturo Prat, las cuales no cuentan con 4 años de acreditación, cuestión fundamental -según el gobierno- para acceder al beneficio.

La inoperancia y la falta de decisión política de la Nueva Mayoría es patente en lo que respecta al tema de la gratuidad; una demanda central de las y los estudiantes desde las históricas jornadas de lucha del 2011. Por si esto fuera poco, se suma un error de redacción de la ley corta que estaría dejando fuera a 8 universidades del CRUCH. Un contrasentido por donde se le mire.

Bajo este contexto, las y los estudiantes comenzaron a marchar a eso de las 19:00 horas por el Paseo Ahumada en dirección a la Casa Central de la Universidad de Chile, en medio de un ambiente carnavalesco, con las típicas batucadas y comparsas que han acompañado al Movimiento Estudiantil. La columna, compuesta por unos 3000 manifestantes, avanzó por Ahumada sin mayores inconvenientes, en un centro atiborrado de transeúntes producto de las compras de fin de año.

En el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile, desde un pequeño escenario la dirigencia de la Confech, denunciaba por altoparlantes la nefasta propuesta del gobierno y la necesidad de movilizarse con mucha más fuerza el año 2016.

El acto no alcanzó a finalizar debido a la irrupción por Alameda de un gran contingente de carros y efectivos de Fuerzas Especiales que comenzaron a intentar disolver a la muchedumbre agolpada en el lugar. Se produjeron enfrentamientos y escaramuzas hasta aproximadamente las 21:00 horas, desde la  Universidad de Chile hasta la Plaza Italia, tanto por la Alameda como por calles adyacentes, registrándose un número indeterminado de detenciones.

Este nuevo ataque del Estado a los sectores más precarizados del estudiantado, precisa de la necesaria rearticulación, reorganización y movilización activa del Movimiento Estudiantil; única arma efectiva de presión que poseen las y los estudiantes. No aprovechar este impulso y postergar la lucha, sería darle la espalda a todas y todos quienes nos hemos encontrado en las calles luchando de manera ininterrumpida desde hace años para que la educación sea un derecho social y no una mercancía.

699 Comments

Haz un comentario