2016: ¿El año de la gratuidad?

Por Salvador Oskita

Ya no es una sorpresa para nadie que la educación pública fue desmantelada por la Dictadura en la década de los 80 mediante una reforma universitaria que precarizó los planteles del Estado y  liberalizó la educación, permitiendo fortalecer el componente privado.

Posteriormente, con el advenimiento de la Concertación, las lógicas de mercado en la educación no cambiaron, inclusive, se fortalecieron. Es así, que en los gobiernos de Frei se impulsó una reforma educacional que permitió introducir el copago.

Lo anterior, marcó el inicio de una de las herramientas más nefastas para la educación pública, ya que gracias a ello comenzaron a pulular establecimientos de escasa calidad educativa, y los llamados sectores medios, influenciados por el boom económico de los 90, fueron abandonando paulatinamente la educación pública.

Para durante el primer gobierno de Bachelet el tema no daba para más, y gracias a la lucha de los liceos de Lota se desencadenó un proceso de movilizaciones que buscaba principalmente la mejora de la infraestructura de los establecimientos educacionales. Finalmente, este proceso terminó cooptado por la Concertación, principalmente por la actitud de algunos de sus dirigentes, como César Valenzuela y Karina Delfino, que entraron a engrosar las filas del PS.

Le tocaba el turno al gobierno de Sebastián Piñera, y el movimiento estudiantil había comprendido que el principal problema de la educación, eran las lógicas de mercado que imperaban. Con un gobierno de derecha y las dos federaciones del país más emblemáticas en manos del NAU y las Juventudes Comunistas, el futuro no era muy auspicioso. Pero no fue así.

Dada la intransigencia del gobierno de turno, el movimiento estudiantil radicalizó su postura y una de sus principales armas de lucha pasó a ser la movilización y la paralización nacional: la acción directa de masas. A pesar de lo anterior y lo prometedor que parecía, no se lograron ganadas significativas en cuanto a reformas estructurales, uno de los principales temas discutidos por aquellos años.  

Otra vez Bachelet

Terminado el gobierno de la derecha, vuelve al escenario político la Concertación, pero esta vez con un pacto que se reformulaba -como Nueva Mayoría- para dar la impresión de renovación y poder cooptar, de manera electoral, las demandas más sentidas del movimiento social. Entre ellas, la educación gratuita.

Bajo la promesa de reformar las relaciones laborales, de implantar una reforma tributaria y promover la educación gratuita, vuelve Bachelet al poder. Hasta la fecha todas las reformas planteadas no han tenido la profundidad que requieren y que exige el movimiento social.

Y la reforma educacional no ha sido la excepción. Escandaloso ha sido el proceso de la ley corta, la impugnación por parte del Tribunal Constitucional y el aviso de dejar a la Universidad de Los Lagos, UTEM y la Universidad Arturo Prat fuera de la gratuidad. Lo anterior, ha llevado a que los dirigentes de la FECH y la FEUC muestren su desconfianza hacia dicha reforma.

En este contexto, el dirigente de la FEUC, Daniel Gedda, emplazó al gobierno a dejar de jugar con la educación de las y los chilenos, y en el mismo tono la presidenta de la FECH, Camila Rojas, declaró de “insólito y ridículo” que se excluyan tres universidades del Estado de la gratuidad.

Lo anterior muestra que desde la institucionalidad no vendrán las conquistas de nuestros derechos sociales y si se desea poder asegurar éste y otros tantos derecho prometidos por la Nueva Mayoría en campaña, no nos quedará más que ganar la pelea movilizados en las calles.

Al menos desde el movimiento estudiantil ya se declaró que el 2016 será un año de movilizaciones y que se saldrá con fuerza para generar un cambio estructural en la educación. Esperemos que el impulso de las y los estudiantes se logre transmitir a otros sectores del movimiento social para poder conquistar lo que realmente nos pertenece y nos ha sido sistemáticamente arrebatado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.