Las y los trabajadores públicos se movilizan

Por Pauli

Las movilizaciones del sector público, que tradicionalmente debe presionar para conseguir mejores ofertas de reajuste salarial para el año entrante, estuvieron marcadas por un silencioso pero importante hecho: por primera vez toda la llamada “Mesa del Sector Público” trabajó unida por el mismo pliego de peticiones, y la agenda de movilización ha sido también unitaria.

La demanda más visible comenzó con un 8% de reajuste nominal del salario para el año 2016; pero el pliego de demandas con que inició la negociación el pasado 6 de noviembre incluye también temas como terminar con el trabajo precario en el Estado (particularmente con los honorarios), estabilidad laboral, cuidado infantil, derechos maternales, y libertad sindical.

Ayer miércoles 25 de noviembre, la Mesa del Sector Público, que incluye a 15 ramas sindicales públicas y se coordina a través de la CUT, inició por votación de sus bases un paro de actividades, convocándose a una manifestación en la Plaza Los Héroes a las 11:00 horas, además de manifestaciones locales en los lugares de trabajo. Las negociaciones hasta ese momento estaban estancadas; el gobierno ofrecía un reajuste de un 4%, y la Mesa del Sector Público exigía un 5,5%.

El día de hoy se marchó masivamente a Valparaíso, aunque el Senado ya había aprobado la propuesta del Gobierno de un 4,1% de reajuste. Las y los trabajadores públicos esperaban que la Cámara de Diputados rechazara el proyecto, pero los políticos de la Nueva Mayoría votaron a favor del proyecto del Gobierno, traicionando como siempre a la clase trabajadora; en especial, los diputados del PC y PS dieron la espalda a sus correligionarios que conducen la Mesa del Sector Público. El resultado final del reajuste ni siquiera cubre el IPC del año.

El Gobierno y el Congreso claramente ajustaron el arca fiscal a costa de las y los trabajadores. La prensa al servicio de los poderosos, con su estrategia de “divide y reinarás”, descaradamente ha mentido sobre los sueldos que perciben las trabajadoras y trabajadores del sector público, afirmando falsamente que son mucho más altos que los del sector privado, cuando en realidad –dejando fuera a directivos y profesionales–  más del 50% gana menos de $400.000.

Pero a pesar de todo, hay un pequeño pero significativo avance para la clase trabajadora enmarcada dentro de este sector, el cual no resulta tan visible a través de los medios: el incipiente esfuerzo de unidad del sector público, donde por vez primera se votó, convocó y realizó una movilización conjuntamente. Esta es nuestra principal ganancia, una pequeña muestra de que se puede trabajar en unidad, la que habrá que mantener y profundizar si se quiere avanzar sobre las muchas demandas pendientes y los temas laborales más estratégicos.

262 Comments

Haz un comentario