La larga lucha de las y los ex presos políticos

Manifestación en apoyo a huelga de hambre de ex presas y presos políticos.

por Nahuel Valenzuela

“Nunca ha existido voluntad política del Estado para llevar adelante una reparación integral, sino que por el contrario, se protege la identidad de los torturadores y se fomenta la impunidad”, afirma Mercedes Maldonado Herrera, una de las voceras de la Coordinadora Nacional de ex Presas y Presos Políticos del MIR.

 

En pleno centro de Santiago, en un salón de la Librería y Centro Social Proyección el grupo local de la Coordinadora Nacional de ex Presas y Presos Políticos del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) se reúne casi a diario. Esta agrupación cuenta con cerca de 200 miembros articulados de Arica a Punta Arenas, unos 90 de ellos asentados en la Región Metropolitana. La Coordinadora lleva años luchando por conseguir una reparación integral para todas las mujeres y hombres dignos que no se cruzaron de brazos y combatieron al terror de la Dictadura con lo que tenían a mano. Soportaron brutales torturas y vejaciones, vivieron el duro régimen carcelario, fueron separados de sus seres queridos, experimentando un sinnúmero de privaciones y sufrimientos indescriptibles.

Con la llegada de la democracia no se “fueron para la casa”. Participaron activamente en la recuperación de los “sitios de memoria”, tales como Villa Grimaldi o Londres 38, en las organizaciones de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, y en cuánta iniciativa contra el olvido se ha levantado. Sin embargo, pese a sus esfuerzos y a los de muchas otras voluntades, los nuevos administradores del modelo heredado de la Dictadura no han dado ninguna respuesta satisfactoria a sus demandas. El Estado, ni ninguno de los gobiernos, han tenido la valentía de juzgar masivamente a los asesinos y torturadores, tanto militares como civiles. En Chile hubo un genocidio, se aniquiló a la gente en las calles, y en vez de buscar verdad y reparación, el Estado brinda impunidad a los perpetradores de tanta barbarie.

Mercedes Maldonado Herrera, una de las voceras de esta agrupación, señala que debido a las prolongadas huelgas de hambre que iniciaron las y los compañeros de Rancagua, se pudo generar una mesa de trabajo, en la cual sin embargo, no ven ninguna solución al problema de fondo. El Estado piensa que el problema se reduce a dinero, para lo cual ofrece sumas irrisorias que no satisfacen a nadie. La Coordinadora considera que si bien el dinero es necesario (hay compañeras y compañeros que han muerto en la total miseria), no es lo fundamental, ya que la reparación integral implica necesariamente recuperar los derechos sociales desmantelados por la Dictadura, cambiar la Constitución pinochetista, y por sobre todo romper con la impunidad. La negociación entre la Concertación y los militares, y La Ley 19.992, garantizan un pacto de silencio por 50 años para los militares y civiles implicados en violaciones a los derechos humanos, lo que a todas luces es inmoral, mientras que a las víctimas de la represión, tal y como lo señala Mercedes; “nos hicieron firmar un libro en donde salen todos nuestros datos, está todo registrado, incluso el rut, en donde nuestra integridad está al servicio del enemigo y los torturadores no están en ninguna parte”. Por ello para la Coordinadora es primordial luchar por el derecho a la información pública y la verdad, tal y como ocurrió en Argentina y Uruguay, para lo cual han empezado una campaña de “desclasificación popular”, junto a todas y todos quienes tengan antecedentes de casos, ya que desde el Estado, por la vía ordinaria, se ha negado sistemáticamente romper el “pacto de silencio”.

Por otra parte, las y los compañeros son bastante críticos a la institucionalización de la lucha por los derechos humanos y a las formas “tradicionales” de hacer política en la izquierda. Ven con resquemor la aparición de “operadores políticos” que deciden por las bases poniendo sus intereses particulares primero. Se reconocen como sujetas y sujetos transformadores en constante crecimiento. En este sentido han dado grandes pasos, al incorporar en la reflexión y a su práctica cotidiana la crítica a la opresión patriarcal y al machismo, tan arraigados en nuestra sociedad y también en los espacios organizativos de la izquierda.

Ante la nula voluntad política del Estado, corresponde al Movimiento Popular tomar la iniciativa respecto a este sensible tema. Por esta razón, en Santiago, las y los compañeros de la Coordinadora Nacional de ex Presas y Presos Políticos del MIR se encuentran en una constante articulación con espacios de carácter territorial (por ejemplo en La Pintana, La Granja, San Ramón, Lo Hermida, Conchalí, Puente Alto, La Florida, etc.), con intelectuales comprometidos, y con quienes estén dispuestos a luchar codo a codo con ellos, para poner fin a décadas de silencio e impunidad.

[Publicado en la edición N°30 de Solidaridad]

2 Comments

  1. Antes que nada quiero saludarlos muy cordialmente,y felicitarlos por los grandes logros obtenidos hasta hoy,como son las casas de memorias y muchos otros,aunque los mas importante aun esta pendiente hay que tener fe y paciencia que seran recompensados como se debe tanto moral,legal,y economicamente.Obviamente el horror de la tortura nunca podra ser restituido,pero pienso que podria aplacar esta dolor que llevan dentro si hubiera una verdadera justicia,a todos esos militares asesinos que estan en prisiones que parecen carceles de 5 estrelas.Sinceramente no sabia de ese pacto de silencio entre la concertacion y los militares por 50 años,es decir eso se hizo calculadoramente,pensando en que cincuenta años es mas o menos el tiempo en que los politicos,de la epoca del 73,que aun estan vivos tendria entre 70 y 80 o mas años ( mi papa tiene 85) y considero es una edad en la cual ya la persona se ha de cansar de pelear por sus derechos. Es decir se hizo este pacto con la unica mira a que todo quede en la impunidad. Me da pena que mi querido pais,tenga una presidenta,parlamenterios,jueces,fiscales y todos los que componen el gobierno,sean alcahuetes de los militares,y a la vez unos cobardes,que de la boca para afuera prometen el cielo y la tierra y en la realidad no tienen la intencion de aclarar nada.Un ejemplo el caso de colonia dignidad y los archivos que se encontraron,se dilata entre un fiscal y otro y ya han pasado ,si no me equivoco mas de 10 años y aun sigue durmiendo.Las denuncias en esa misma fecha de los entierros de tambores con documentos,y hasta una ambulancia enterrada en los alrededores de colonia dignidad,hasta hoy se da da acceso a desenterrar para buscar esos documentos que serian de gran ayuda en esclarecer tantas desaparicione.Yo considero que mas de un pacto de silencio es un pacto de enerrar todo lo que tenga que ver con detenidos desaparecidos,asesinados y encarcelados. Pero mi pregunta es no hay quien pueda hacer algo para que sea abolida esta ley 19992. Que hacen los politiquieros,por que asi los considero,como la presidenta del partico comunista la hija del sr Salvador Allende,si su padre estubiera vivo y viera su actuacion,se volveria a morir.Si no me equivoco la unica persona que fue indemnizada del MIR,ha sido Maria Isabel Ortega Fuentes.Por que ni siquiera la familia de Lumi Videla fue indemnizada,solo se condeno con penas irrisorias a unos cuantos militares que fueron acusados de su asesinato,que por demas nunca han dicho el motivo que tubieron estos vilez asesinos para matarla.Bueno deseandoles que sigan en la lucha y que Dios los ayude a que todo se aclare y se haga verdadera justicia tanto a uds como a las familias de los miles de desaparecidos politicos.Se despedi Andres Toledo Sandoval

  2. Admiro y quiero ami gente y los admiro por seguir luchando yo sigo luchando ahora a mi manera por que por ser presa política ni salí en la lista de echos y fui torturada y detenida en el buen pastor de Rancagua pero no hay papeles las monjas desgraciadas se preocuparon de quemar todo creo yo, mi hermana es presas y mi ex marido también mi hijo fue torturado a los 6 años y nada se iso por nosotros pero sigo luchando en esta democracia en comillas ahora tengo los teléfonos y las direcciones de mis compañeros para asistir y recordar nuestro pasado y presente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.