Cuchillas, balas y fuego: Palestina un pueblo que se niega a ser borrado del mapa

 Por Farah Amal Badra

El día 3 de octubre del año que corre, un  israelí  muere y otros 3 resultan heridos por un ataque con arma blanca, cerca del casco histórico de Jerusalén. La policía israelí mata a tiros al perpetrador al que califica como “terrorista palestino”. Ese mismo día un joven israelí de 15 años resulta herido en otro ataque con arma blanca en la ciudad de Jerusalén. Como resultado de estos dos ataques la policía de Israel prohíbe el acceso por dos días al casco antiguo de la ciudad a palestinos, ya que resulta que ambos ataques fueron perpetrados por personas de  esta nacionalidad .

Dos días después el ejército de Israel asesina a dos niños palestinos, en un campo de refugiados en Aida, además de dejar a decenas de personas heridas en este ataque, 456 personas palestinas heridas en menos de  24 horas, por el ejército israelí, y un nuevo ataque con misiles en la Franja de Gaza que deja al menos por lo que sabemos, muerta a una joven embarazada y a su pequeña hija, ¿un poco desproporcionado no?

Este viernes 16 de octubre se ha manifestado la mayor tensión entre estos dos países, en el llamado Viernes de la revolución, convocado en Gaza y Cisjordania. Habrá a lo largo del territorio varias manifestaciones en contra del régimen Israelí, el bloqueo a Gaza y la opresión del pueblo palestino, por parte de Israel

Se ha registrado el día de hoy la quema de la tumba de José lugar considerado por los judíos como sagrado. Decenas de palestinos al calor de  bombas molotovs han incinerado este lugar.

Esta semana hepalestinamos visto como los medios hablan de una creciente escalada de violencia, ataques terroristasasesinatos a sangre fría, para referirse a estos ataques aislados perpetrados por solitarios jóvenes árabes contra ciudadanos israelíes. El mundo una vez más rasga vestiduras al ver como el terrorismo se apodera de las calles de Israel. Irónico ¿no?, ya que cuando hablamos del conflicto entre Israel y Palestina estamos hablando de décadas de opresión, muerte y destrucción por parte de Israel contra el pueblo palestino, un pueblo que hoy vive en un apartheid, encerrando por un gran muro y aislado económicamente a generaciones que han crecido sin ninguna esperanza. Si hablamos de terrorismo podríamos hablar de las 2.142 personas muertas o de los 11.500 heridos, registrados  solo durante el último asedio oficial de Israel a Gaza , en 2014 llamado Margen protector.

Aproximadamente hace 70 años, en 1946 las naciones unidas resolvían la partición del territorio Palestino en dos estados Israel y Palestina. En ese entonces a Israel le fue cedido el 54% del territorio, a pesar de que tierrashasta ese momento Palestina poseía el 92% del territorio y el doble de población. Cuando en 1948 Palestina y los demás países árabes rechazaron la división Israel comenzó su guerra genocida contra el pueblo palestino, llevando acabo la recordada y cruenta masacre de Deir Yassin, asesinando a 250 personas entre ellas niños, ¿parece ser este un ataque terrorista no?, porque en realidad la razón del ataque fue infundir terror en la población con el fin de que abandonara el territorio, y resultó muy efectivo ya que para 1949, “al fin de la guerra”, dos tercios de la población palestina se encontraba fuera del territorio, en calidad de exiliados y refugiados. Así Israel se hizo con el 77% del territorio palestino.

Durante los años 60, se inició una resistencia contra el Estado de Israel, levantándose guerrillas armadas que buscaban levantar un Estado Palestino Laico y democrático. Como respuesta en 1967 Israel lanza la llamada Guerra de los seis días en donde se enfrentó con fuerzas Egipcias, Jordanas, de Irak  y Siria, y en la cual logró apoderarse del 23 % restante del territorio conocido como La Palestina histórica, es decir, La Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, además de la península de Sinaí de Egipto y  Los altos del Golan de Siria.

La ONU, resolvió que Israel debía retirarse de los territorios ocupados pero lo que hizo fue comenzar a construir asentamientos fortificados, haciendo una ocupación prepotente y sanguinaria que desde 1967 no ha hecho más que aumentar en territorio y en terror, truncando la vida del pueblo Palestino, no permitiéndole desarrollarse económicamente y llevando a cabo un verdadero genocidio, segregando a la población. Desde aquel año los y las habitantes de Cisjordania y la Franja de Gaza han debido enfrentar una cruenta ocupación militar.

5083320140620055350833La Intifada Palestina a fines de los años 80, sorprendió a Israel y a su aliado más amado, Estados Unidos; de nuevo se habló de las agresiones y el terrorismo palestino. Israel reprimió la sublevación con fuerza y decidieron dar paso a un proceso de paz, que solo disfrazaría la situación para hacer que los desesperados árabes bajaran las armas y tener mayor control de la situación y claro esta para hacer un gesto de buena voluntad que no los hiciera quedar tan mal frente a los ojos del mundo. Se le concedió a Palestina un miniestado en Gaza y Cisjordania, conforme al proceso de Paz de Oslo en 1993, con Yasir Arafat a la cabeza  de la OPL (Organización para la liberación de Palestina), se le concedía a la Autoridad Palestina el 40% de Cisjordania, para controlar de manera parcial este territorio que en verdad venía siendo solo un 10% del territorio original del pueblo Palestino, con terrenos poco fértiles y sin autonomía ni derechos sobre los recursos naturales ya que es Israel quien controla los caminos, las fronteras, las fuentes de agua y la salida al mar. Cabe resaltar que durante los años que duró este proceso de paz de 1993 a 2000, el número de colonos islibreraelíes se duplicó. En este tratado no se mencionó tampoco a las y los refugiados palestinos que para ese año ya sumaban más de 4.000.000.

Desde el año 2001, Israel rompió este proceso de paz, dando paso a una arremetida más voraz, levantando nuevos asentamientos y empezando bajo el gobierno de Ariel Sharon en 2002 a construir la muralla fortificada de más de 600 km de largo, en territorio de Cisjordania, con paredes de concreto, cercas electrificadas y puestos de control. Este muro segrega a la población, aislando a los pueblos unos de otros, separando a los agricultores de sus campos y de paso facilita aún más la creación de nuevos asentamientos israelíes en el territorio palestino.

En 2005 Sharon retiro las tropas de Gaza y desarmó los asentamientos, para terminar haciendo de Gaza un ghetto gigante, convirtiéndola epalestina (1)n la cárcel más grande del mundo donde 1.8 millones de personas intentan sobrevivir día a día a pesar de la terrible condición en la que encuentran.

Existe en el pueblo Palestino un dolor, una frustración y una ira acumulada desde décadas. En los corazones de las y los seres humanos que en este momento intentan vivir allí,  en ese duro contexto que se materializa día tras día, donde existen y son. Pero a pesar de todo esto Palestina resiste, sigue ahí en pie, con dignidad luchando por existir, negándose a ser borrados del mapa. Quizás hoy estemos a las puertas de una nueva Intifada, una nueva rebelión de palestinos, por su derecho a existir, a ser y desarrollarse.

Fuentes:

www.palestinalibre.org

El Triangulo Fatal: Estados Unidos, Israel y Palestina, Noam Chomsky

 

Aún no hay comentarios

Haz un comentario