Trabajadores de la futura Línea 3 del Metro inician huelga de hambre

Por Gannicus

Este viernes 17 de Julio los trabajadores que construyen la futura Línea 3 del Metro de Santiago cumplieron 32 días en huelga radicalizando la movilización. Dos trabajadores iniciaron una huelga de hambre para exigir ser escuchados por la empresa y las autoridades.

El miércoles 15 de Julio, al cumplirse un mes de huelga legal, se realizó una reunión en la Dirección del Trabajo a la que asistieron los trabajadores de los dos sindicatos en huelga, además de la empresa y la SEREMI del Trabajo que actuó de mediadora. El  día anterior, el gerente de la empresa se había acercado a conversar con los trabajadores en el pique Cal y Canto, prometiéndoles destrabar el asunto. Según señalan los mismos trabajadores, el gerente les estrechó la mano bajo la promesa de dar solución al conflicto al día siguiente. Sin embargo, el día miércoles no hubo propuesta real para los trabajadores. Después de más 3 tres horas de reunión no se pudo llegar a acuerdo. La huelga se mantiene, y los trabajadores,  molestos, se manifestaron al interior del Metro Cal y Canto.

Desde las 00:00 horas de este viernes dos trabajadores Rodolfo Zamora y Javier Vilches comenzaron una huelga de hambre en el pique de Cal y Canto, como medida para llamar la atención de la opinión pública y de las autoridades. Paralelamente a esta acción de presión mediática, hoy se acercaron al centro de trabajo mencionado el Jefe de Mantención del Centro Cultural Estación Mapocho, y luego el director del mismo a causa de una “misteriosa” filtración de agua que existía en las dependencias de este centro de eventos. Luego de analizar la situación, se descubrió que el agua venía de la construcción del pique de la futura Línea 3.

El agua en los piques: un  problema ya avisado por los trabajadores

IMG_0012Debido a  que la empresa cortó  la electricidad en el pique de Cal y Canto, el agua se ha estado acumulando durante días alcanzando ya los 5 metros de altura, sumergiendo maquinaria que se encuentra al interior. Los trabajadores ya habían avisado esta situación a Carabineros y a la misma empresa, sin existir solución hasta la fecha. La presión del  agua y las filtraciones podrían generar un socavón que terminaría hundiendo la calle y parte de la Estación Mapocho, como ocurre en otros piques en Avenida Independencia. Las autoridades del Centro Cultural Estación Mapocho y los trabajadores han sido los únicos que han manifestado su preocupación por este problema que pone en riesgo la integridad de las personas que transitan por la calle o hacen uso del mencionado centro cultural.

“Nos quieren ver pelear”

Este viernes, además, la empresa intentó retomar las obras en varios piques, llamando a trabajadores, en su mayoría personas de edad  que no son participes de la huelga, a presentarse en las faenas durante la tarde. No obstante, los trabajadores movilizados lograron convencerlos de que la movilización seguía y que debían apoyar de alguna forma. Según los dirigentes, esto no es más que una forma de hacer que los trabajadores se enfrenten entre sí. “Nos quieren ver pelear”, afirmaba un dirigente mientras convencía a sus colegas sobre la continuidad de la movilización, de la necesidad de prestar apoyo y no colaborar con la empresa.

Esta movilización presenta varias aristas que expresan muy claramente las deficiencias de la institucionalidad laboral anti-sindical que rige la situación de los trabajadores chilenos. Por el bien de los compañeros, esperamos que el conflicto llegué pronto a buen término, y así no tener que lamentar otra desgracia más a causa de la intransigencia de una empresa a la que, como muestran sus propios actos, no parece interesarle la vida de las personas, ni la dignidad de los trabajadores.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.