La necesidad de construir un sindicalismo desde abajo

La Reforma Laboral a marcado la agenda de la luchas sindical en nuestro país.  La CUT, la mayor central de trabajadores, ha colaborado con el gobierno poniendo paños fríos, actuando como un respaldo del movimiento social, a la implementación de esta Reforma. Las y Los trabajadores que hoy nos encontramos construyendo sindicalismo, sabemos que la CUT no representa la voluntad general de las y los asalariados de Chile. Sin embargo hoy en día las iniciativas para unificar las luchas de las y los trabajadores son escasas, sumado a las bajas tasas de sindicalización en nuestro país y la falta de una cultura sindicalista por parte de las y los trabajadores, nos ponen un contexto difícil para enfrentar esta reforma que prolonga en el tiempo el plan laboral de la dictadura de Pinochet. Es aquí, donde cabe preguntarnos ¿Cómo podemos ir construyendo un proyecto social y político, de sindicalismo, que marque la diferencia y que ayude a la rearticulación del mundo sindical en Chile?

 

En primer lugar creemos que ha llegado el momento de dejar de leernos la suerte entre gitanos. Con lo anterior me dirijo a las y los dirigentes sindicales, y la forma en que se ha tendido a construir sindicalismo en los últimos 30 años. El sindicalismo ha tendido a ser muy burocrático, paternalista y patriarcal; lo que ha provocado que estas organizaciones sociales no sean bien vistas. La falta de democracia interna, con toma de decisiones por arriba, la instrumentalización de los sindicatos por parte de los patrones, todos ellos síntomas de la burocratización.

Por otro lado la poca participación de las y los trabajadores de base, dejando todas las tareas y quehaceres sindicales a las y los dirigentes, ha provocado un asistencialismo paternal,  que ha transformado a los sindicatos, en muchas ocasiones, en meras instituciones de bienestar. Y no es menor que pese a la gran cantidad de trabajadoras en el mundo del trabajo, la mayoría de las direcciones están compuestas por hombres, y este no es el problema más grave en este aspecto, sino que las problemáticas de las mujeres en el mundo del trabajo no están siendo consideradas  (el problema de las diferencia de sueldo, las pensiones desiguales, las trabas para las madres solteras para desempeñar sus labores, la violencia simbólica en contra las compañeras, los menoscabos que deben enfrentar las madres al integrarse al trabajo ect..).  En relación a lo anterior, tenemos que cortarla con engañarnos y dar los grandes debates políticos entre los puros dirigentes. No nos sirven los grandes discursos de la puerta de nuestra casa hacia fuera, siendo que al interior de nuestros hogares (los sindicatos) no pasa nada o tenemos la escoba. Es por eso que la consigna concreta de construir desde abajo, fortaleciendo las bases en su nivel de formación y participación, es fundamental.

 

Hay que cortarla con  pisarse la capa entre súperhéroes.Con este dicho popular doy otro mensaje a las y los dirigentes sindicales. Si se sigue con las rencillas de las décadas anteriores a la hora de querer sentarse en una mesa a trabajar y fomentar iniciativas por la unidad sindical, lo único que se está provocando es que las dirigencias jóvenes no se sumen a los espacios de unidad y que las distintas experiencias de lucha no logren converger en un espacio común y central. Las dirigencias deben dotarse de humildad y estar a la altura de construir un sindicalismo democrático y desde abajo.

 

A la falta de manos, buenos son los pies. Hoy en día las bajas tasas de sindicalización y la falta de cultura sindical no nos dan el panorama más fértil, considerando a la vez que la CUT está al alero del gobierno respaldando su reforma laboral. Sin embargo reiteramos que a la falta de manos, hay que dedicarse a utilizar los pies, en donde las bases sindicales deben comenzar a tener más protagonismo, participando, formándose y tomando decisiones que puedan converger con otras bases sindicales de distintos gremios y ramas de la producción. Desde abajo hacia arriba y desde arriba hacia abajo. Fortaleciendo las bases sindicales darán las condiciones más óptimas para centralizar y hacer converger a los diferentes sindicatos.

 

Errando, errando, se va acertando. No debemos tener miedo a las luchas sindicales en la calle e impulsar  la unidad práctica y programática de las y los trabajadores. La Lucha no es lineal, por lo que grandes saltos son posibles en determinados momentos y coyunturas. Un ejemplo de lo anterior, es el movimiento disidente del colegio de profesores del 2014, que se tornó crítico con la dirección de Gajardo, sin embargo esa disidencia al no estar unificada no pudo tomar la dirección, para pasar dejar de ser la disidencia y convertirse en una dirección legitima de las y los profesores. Queda la experiencia de planificar y anticipar posibles luchas venideras para las diferentes organizaciones de las y los trabajadores.

 

Multisectorialidad, acción directa de masas y perspectiva socialista. Para terminar es importante proponer tres objetivos que debemos contemplar para las luchas del sindicalismo criollo. La unificación con otros sectores (estudiantes, organizaciones territoriales, y diversos movimientos sociales) nos legitima y da fuerzas para ganar nuestras luchas sindicales, ha esto debemos sumar la necesidad de resolver y pensar día a día la estrategia multesectorial, entendiéndola más allá de una coordinación de fuerzas para una determinada movilización, sino como la unión efectiva de los distintos ámbitos de la clase trabajadora.

Impulsar las huelgas y las acciones en la calle será la única forma de ganarles a los patrones, por ende la acción directa de masas se hace indispensable como un ejercicio básico a seguir. Y por último, no basta con luchar por reformas y hacer de los sindicatos meras instituciones del actual sistema capitalista, desde hoy tenemos que dotar desde lo más sencillo la perspectiva colectiva  y solidaria de vivir, una perspectiva socialista que se presente como una alternativa al estilo de vida competitivo e individualista; una perspectiva socialista!

 

Cristian Villablanca.

Dirigente sindical.

2 Comments

    • Bon restaurant al casc antic de Tortosa, sicuatif3 immollorable si desitges fer una visita als monuments histf2rics de la ciutat. Este0 ubicat just al costat de la majestuosa catedral de la ciutat.He pogut degustar tant el menfa entre setmana com la seva extensa carta que ressalta per la cuina d’autor elaborada. Vam gaudir de la seva cuina el passat Nadal per al sopar d’empresa i ens van oferir un menfa tancat fore7a elaborat amb productes de qualitat a me9s, ens van ubicar en un espai reservat que va fer del nostre sopar una vetllada “a mida”. A me9s, d’un servei exquisit i personalitzat.Repetirem ben aviat…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.