“La ley que prohíbe el aborto no es eficaz y es injusta”

“La confusión intencionada entre la despenalización del aborto y estar contra la vida, obliga a instalar el debate y a tomar posición por una problemática que aqueja profundamente a las mujeres”. Compartimos una entrevista realizada a Aníbal Faúndez, obstetra y autor del libro “El drama del aborto: en busca de un consenso

Periódico Solidaridad

Aníbal Faúndez, obstetra y autor del libro El drama del aborto: en busca de un consenso, explica qué significa en términos humanos efectuarse una interrupción voluntaria del embarazo, y exige que se aclare conceptualmente el debate, ya que según él se confunde habitualmente la despenalización del aborto con estar contra la vida.

El objetivo, precisa, apunta a lograr soluciones consensuadas entre las distintas ideologías. “Por la solución no está en una ley que lo prohíba”, asegura.

El aborto es un tema de vieja data en nuestro país. Se habla de al menos 200 mil interrupciones de embarazos al año ¿qué debe hacerse para disminuir las tasas?

La solución está en ampliar el acceso a la información y a los métodos anticonceptivos, disminuyendo la diferencia de poder entre géneros, donde las mujeres tengan la capacidad de controlar su vida sexual, sin aceptar las imposiciones del hombre. Es una tarea a largo plazo que va de la mano con la educación sexual responsable, en ciudadanía y con una ley menos restrictiva.

A qué se refiere con ley menos restrictiva ¿a que el aborto sea legal?

En Chile la ley no es eficaz y es injusta, mantenerla como está perjudica la salud y vida de muchas mujeres. Considero que lo más adecuado es una ley más liberal, que permita el aborto bajo límites de edad gestacional, no mayor de 12 semanas. También, aplicable en caso de violaciones y cuando el feto tiene alguna condición incompatible con la vía intrauterina. No tiene ningún sentido continuar con el embarazo si la mujer no tolera la idea de tener dentro de su vientre un feto que no va a vivir. Mantener el aborto ilegal, colocar en la cárcel a una mujer, no es la solución y sólo trae consecuencias negativas. Insisto, la solución no está en una ley que prohíba el aborto.El-drama-del-aborto-00000116193128

Pero quienes se oponen a su propuesta plantean que a mayor libertad, mayor número de abortos…

Eso es no conocer la realidad. Los países que registran las tasas más bajas de aborto en el mundo son Holanda, Alemania y Bélgica, donde el aborto está permitido, la diferencia de géneros es mínima y la educación y acceso a los métodos anticonceptivos son universales.

Si es tan claro ¿a qué se debe la reticencia que hay en Chile para tratar el problema?

Esta es una herencia de la dictadura de Pinochet, porque antes de ella la situación era muy diferente. Hay que empezar por discutir el problema en los medios de comunicación chilenos, cosa que en este momento no sucede y no hay ningún problema social que se solucione ignorándolo. Pero, se mueren miles de fetos al año por aborto, ¿eso no es un problema para nadie?

¿Qué hacer para lograr una apertura al debate?

En la medida que este país recupere la democracia -cosa que todavía no ocurre-, porque existe la dictadura del pensamiento hegemónico y eso produce que no se permita el aborto, las personas continuarán abortando y no se hará nada. En la medida que la gente pierda el miedo de pensar distinto, las cosas irán cambiando. No se puede seguir haciendo algo por debajo de la mesa y actuar como que no existe. Lo que se pretende con el libro, es contribuir a que eso cambie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.