Brasil: ¡Sin dejarse intimidar, sin desmovilizar! ¡Toda nuestra solidaridad con el compañero Vicente!

Enero de 2015. En vísperas de que se retomen las luchas contra el aumento de los pasajes y en defensa de un transporte 100% público en Porto Alegre, recibimos la noticia de sentencia dada al compañero Vicente, militante de la Federación Anarquista Gaucha (FAG) y luchador social del Bloque de lucha por el Transporte Público de Porto Alegre. Vicente está siendo condenado a un año y medio de prisión por daño al patrimonio público y crimen ambiental, “crímenes” que se habrían cometido en abril de 2013 durante una manifestación del Bloque de Lucha frente a la Prefectura de Porto Alegre. Se trata de la primera condena en Porto Alegre y para nosotros una clara tentativa de intimidar y meter miedo al conjunto de los luchadores y organizaciones que se están rearticulando las luchas en este inicio de 2015. Un expediente político e histórico utilizado por los sectores dominantes de nuestra ciudad y de todo el mundo: el encarcelamiento de los que se levantan. No nos desmovilizaremos y nuestra solidaridad será militante en las calles.

Y la criminalización continúa…

 El hecho de que haya sido comunicada la condena sólo una semana antes de la primera protesta del año del Bloque de Luchas por el Transporte Público puede ser todo, menos una cuestión de suerte o el debido proceso del poder judicial. Comienza el año y al mismo tiempo empezar a moverse los procesos que se estaban tramitando desde 2013: Adicionando nombres a algunos, y nuevos crímenes a otros. El proceso en este contexto busca tener el mismo efecto que una bala de goma o una bomba de gas o aturdimiento: un intento de intimidar y frenar las luchas de la calle que se atreven cuestionar los lucros de los empresarios y las conspiraciones ya claras de las empresas con las autoridades públicas.

La situación está lejos de ser sólo una situación local: quién pensó que la coyuntura de la criminalización se había agotado debido al descenso de las protestas callejeras después de la Copa del Mundo en 2014, el reciente movimiento de los gobiernos y aparato represivo indican lo contrario. En São Paulo, Río de Janeiro y una serie de otras ciudades de Brasil donde se inició el año con manifestaciones contra el aumento de tarifas de los autobuses la represión ha utilizado los mismos expedientes contra los manifestantes: gases lacrimógenos, balas de goma y las detenciones arbitrarias. El carioca Rafael Braga Vieira, que hasta entonces fue el único condenado por las protestas de junio de 2013 aún continúa preso en Porto Alegre y los procesos vuelven a ser movidos, se añaden nuevos nombres y ahora la primera sentencia se dan sin pruebas. Es la vieja justicia burguesa tomando parte en una lucha entre opresores y oprimidos que está lejos de acabar.

Sin embargo, la lucha y la organización de los de abajo no comenzó hoy y también continuará. Se movilizan los jóvenes, los trabajadores, los sin techo y los barrios. Las manifestaciones en la calle de 2013 han abierto nuevas posibilidades en la gestación de experiencias organizativas y de lucha que el conjunto de la izquierda militante y anti capitalista precisa ayudar, fomentar y descartando las viejas prácticas vanguardistas, sectarias y autoritarias que, lamentablemente, todavía impregnan los discursos y prácticas de muchas organizaciones. Creemos que la única manera que podemos crear fuerza social desde abajo es ir gestando mecanismos de auto-organización y clavando en su horizonte la necesidad de la transformación social de la sociedad en su conjunto. Un verdadero frente de oprimidos y los oprimidas solidarios para cualquier otro preso, torturado, asesinado y desaparecido.

2015: avanzar en organización, crear todavía más solidaridad con las y los que luchan

La selectividad del sistema penal también se hace evidente en este caso. A lo largo de este proceso que se inicia con más de una docena de acusados por daños hechos en una manifestación con más de un millar de personas, se están archivando uno por uno a todos los sospechosos y se ubica al único muchacho negro de ideología anarquista que estaba entre los acusados, y ahora incluyen otra militante afroamericana el PSTU. Sabemos que la razón principal de tal sentencia es de orden político-ideológico, pero no podemos omitir el hecho de que el color negro de los acusados es un factor importante.

Los últimos procesos destacan en la criminalización contra los movimientos y colectivos anarquistas. En 2013, fueron invadidos nuestros espacios públicos y nuestros libros retenidos, a través de pesados procesos de investigaciones en las que se evaluó cual es nuestra posición en temas como la autoridad, el gobierno, la policía y otros vinculados a la ideología anarquista. Folletos, carteles y literatura se unen en los procesos, como evidencia circunstancial buscando mostrar cierto papel de mentor intelectual de nuestra ideología en roturas y saqueos efectuados en las manifestaciones de 2013, que tenía más de 50.000 personas en Porto Alegre.

El compañero Vicente, así como otros militantes y luchadores de otras organizaciones, grupos e ideologías, no es el primero y no será el último joven anarquista negro en ser condenado en este racista Brasil. Son miles de hombres y mujeres negros y pobres, exterminados y condenados a diario por la policía militar y la justicia burguesa y racista. Es a ellas y ellos que nuestra solidaridad militante va dirigida y estará al lado de cada trabajador junto a nuestros puños cerrados. No nos intimidaremos y en cada marcha, manifestación, huelga, ocupación, estaremos hombro con hombro con todas y todas las que luchan.

¡Solidaridad a todas y todos los compañeros perseguidos por luchar!

¡Por el fin de la policía militar!

¡Nuestra ideología anarquista no se presta a caricaturas!

Federación Anarquista Gaucha-FAG

Más información:

 http://www.federacaoanarquistagaucha.org/

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.