Manifestaciones se propagan por Estados Unidos en contra de la violencia policial

En las últimas semanas hemos visto una ola de manifestaciones por todos los Estados Unidos contra la decisión judicial sobre el caso de Darren Wilson, el policía que asesinó a Mike Brown en Ferguson el pasado agosto. El lunes 24 de noviembre, el jurado llegó a una decisión, dejando a Wilson inocente de su responsabilidad en la muerte del joven. Antes de publicar la decisión, el gobernador de Missouri declaró un estado de emergencia, mientras la policía en Ferguson se preparó con anticipación ante una posible rebelión del pueblo afroamericano. La misma noche manifestantes locales se juntaron al frente del departamento de policía y tomaron las calles e incluso quemaron autos de policía. La policía respondió con gas lacrimógeno a los y las manifestantes, lo que resultó con la hospitalización de algunos y la muerte de un joven en la ciudad vecina de St. Louis. En la misma noche manifestaciones empezaron surgir por todo el país, citándose a las 21:00 horas. La respuesta en Nueva York fue especialmente mayor porque en la semana anterior la policía le tiró y mató al otro joven afroamericano, Akai Gurley, en el edificio donde vivía. La misma noche de la decisión, los y las manifestantes marcharon por todo Manhattan y ocuparon tres puentes entre las islas, suspendiendo el flujo de tráfico a las 1:30. En la noche que siguió, tomaron las calles por el norte de Brooklyn donde la violencia policial ha sido más intensa en las comunidades afroamericanas.

Existe el surgimiento de un movimiento de base, pero aún muy incipiente. Por lo mismo ha incluido una variedad de tácticas militantes, como las tomas de espacios públicos, cortar el servicio del metro y tráfico en las calles, que indican la resistencia a la violencia por la parte de la policía. Otros incidentes de violencia policial hacia afroamericanos en los últimos meses no habían recibido mucha atención. Por lo mismo, ha habido un cambio visible en el discurso público sobre el rol de la policía y como los y las afroamericanos son percibidos por parte del Estado y de la sociedad generalmente. El nombre del movimiento se llama “las vidas negras importan” (“black lives matter” en inglés), el cual señala como estas vidas son desechables a los ojos del Estado por encima de la inmensa explotación y abuso de afroamericanos con respecto a la historia de los Estados Unidos. Es importante que reconozcamos a la policía como una institución que salió de las patrullas de esclavitud, que ha fortalecido la opresión y la criminalización cotidiana de las comunidades afroamericanos. Por lo último, lo que falta es la posibilidad de una alternativa a esta institución a través de un movimiento que no buscará soluciones, sino que seguirá exigiendo justicia por las vidas perdidas por las manos del Estado.

por Lucía Angela Bambace

14 Comments

Haz un comentario