El paro de profesores: la rebelión de las bases

Las demandas y una deuda histórica

El paro de profesores que existe actualmente es la expresión de una gran mayoría de profesores que están disconformes tanto con sus condiciones laborales, como con la manera en que ha maniobrado la dirección del Colegio de Profesores, liderado por Jaime Gajardo. Pero este cuadro no nació este año, sino más bien es el resultado de la acumulación histórica de reivindicaciones incumplidas, acuerdos a medias por arriba y también la consolidación de condiciones laborales de las y los profesores que  no se han visto sustancialmente transformadas (la trampa del pago de hora pedagógica y no cronológica, las escasas horas para planificar, el trabajo extra no remunerado, la casi nula injerencia en las políticas educativas o en los Proyecto Educativos Institucionales).

Este es el cuadro general de esta parte mayoritaria del Colegio de Profesores, que encabezan un proceso llamado “la rebelión de las bases”.  Las reivindicaciones que articulan esta movilización son:
1.- Aumentar el Ingreso Mínimo Docente (IMD): hoy tanto profesores municipales  y particulares subvencionados -donde hoy se encuentra cerca del 90% de los docentes (1)- en donde el pago por hora es de 12.245. Este monto lleva 7 años sin que se le reajuste un peso, y hoy lo que exigen los docentes es que ese monto llegue a los 18.000 pesos.

2.- Titularidad para los docentes a contrata: lo que está en juego aquí es terminar con profesoras y profesores con un contrato laboral inestable (pues son integrados a la dotación docente como reemplazos, participes de actividades transitorias, optativas o experimentales), lo cual genera una práctica incesante de contratación y recontratación, en donde los docentes por un lado no pueden acumular años de antigüedad, y también se intimida la sindicalización de los mismos. Hoy se está exigiendo que los docentes que posean 3 años consecutivos o 4 años discontinuos de contratos a plazo anual pasen automáticamente a planta.

3.- Terminar con el agobio laboral: la demanda de los docentes exige en este punto la recuperación del tiempo de sus vidas, que nadie les compensa materialmente ni tampoco se deduce dentro del horario de trabajo, pues la producción intelectual de las y los profesores, llámese a este pruebas y guías (y al revisión de éstas), pero también planificaciones, materiales de clase, etc.) se realiza casi en su totalidad en sus casas o en instancias fuera del horario del contrato de trabajo. Estas condiciones laborales extenuantes tienen directa relación con la calidad de la práctica educativa, argumentan las y los movilizados. Hoy la exigencia es que la jornada laboral de los docentes se reparta en un 50/50, en actividades lectivas y no lectivas.

4.- Pago de la deuda histórica: en 1981, al pasar la educación pública al control de los municipios, las y los profesores pasaron a ser regidos por el Código del Trabajo y no por el Estatuto Administrativo –como personal del MINEDUC-, siendo excluidos de un reajuste general de sueldos para el sector público.

5.- Bono de retiro: muchos profesores y profesoras no jubilan porque sus ingresos caerían considerablemente al pensionarse, lo que envejece al cuerpo docente que hace clases. Por ello se pide un aporte fiscal para que cada año puedan retirarse quienes cumplen la edad necesaria.

 

¡Fuera Gajardo!

profesAhora sí, estas demandas no contradicen las políticas que ha venido gestionando el Colegio de Profesores ¿Cuál es la contradicción?  Lo acontecido, es decir “la rebelión de las bases” que devela las prácticas políticas del Colegio de Profesores, pero aún más de su dirección y su sumisión, no es solamente por las demandas del gremio que señalábamos anteriormente, sino más bien por el mal manejo que se ha dado desde la dirigencia del Colegio de Profesores, donde se han tomado decisiones y acuerdos a espaldas de las bases, con una política totalmente sin respeto hacia quienes dan vida a estas organización gremial y por lo tanto al mal manejo de la administración de Jaime Gajardo, quien parece más bien hacer el juego político conveniente para las y los que están el poder  y no representa para nada lo que debería ser un dirigente que lucha por las demandas de las y los trabajadores. Como olvidar a Gajardo en el 2006 y 2011, años trascendentales para el movimiento estudiantil y la lucha por una educación entendida como derecho social , frente a lo cual las y los profesores del país tienen mucho que decir y aportar; la postura del Colegio de Profesores y su dirigencia fue siempre de un carácter reaccionario y sumiso.

Esperamos que esta movilización sea el semillero para que nazca una nueva fuerza política que doble la mano a la burocracia del Colegio de Profesores y su nefasta forma de realizar política. Como decía un compañero docente, en una reseña de la lucha de las y los profesores que hoy está al rojo, lo que sucede con los docentes es sintomático también de lo que ocurre dentro del sector público  con la ANEF, con la CUT o la CONFUSAM.

 

por Rosa Tristán

 

(1) Según estadísticas entregadas por el MINEDUC, las los profesores del sector municipal en el 2013 concentraban un 42,4% y los del sector particular subvencionados 46,6%. Este dato si se contrasta con el año 2003, en donde los docentes del sector municipal ponderaban el 52,5% y los del sector particular subvencionado 32,9%, devela que las y los profesores han emigrado desde el sector municipal al sector particular subvencionado, a la par con la matricula, en búsqueda de mejores condiciones.

 

1 Trackback / Pingback

  1. Masivas manifestaciones apoyaron al paro de profesores | Solidaridad

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.