Algunos criterios para el trabajo a nivel de masas (2da parte)

Montevideo, 2 de junio de 1969.

En el marco de la compleja situación presente y para una valoración de las tareas de los militantes revolucionarios, dentro del movimiento sindical y popular, resulta de interés considerar las experiencias recogidas durante las actuaciones cumplidas por el Primer Congreso Ordinario de la Convención Nacional de Trabajadores. En este sentido, cabe formular algunas puntualizaciones destinadas a aclarar la significación de aquél, en lo que tiene que ver con ciertos aspectos abundantemente distorsionados o desvirtuados por propagandas interesadamente confusionistas.

 

1. 

El Congreso importó, en primer término, una reafirmación de las enormes posibilidades del movimiento obrero y popular.

Por encima de los ataques de la reacción, a pesar de las desviaciones, las vacilaciones y la traición, el movimiento sindical posee una importante fuerza potencial que, en la medida en que se canalice a través de una estrategia adecuada, estará en condiciones de conquistar, para el pueblo, avances de importancia.

Vale tener muy en cuenta esto cuando tanto se habla de que “no hay condiciones” para profundizar la lucha, de que es necesaria la política de “conservación de fuerzas”, de retroceso constante, frente a los embates de la reacción.

Cuando se plantea, abierta o solapadamente, la necesidad de subordinar la táctica a la obtención de “aliados” fuera de la clase trabajadora. Cuando se atribuye importancia desproporcional a la llamada “burguesía nacional” y se hace caudal de ello para intentar reducir el papel de la clase obrera al de una especie de ala izquierda del gran “frente nacional” dirigida por aquella. Cuando tanto se cuestiona la posibilidad de que el movimiento sindical protagonice y encabece la movilización y la lucha del pueblo en nuestro país, es importante valorar con objetividad y realismo las fuerzas disponibles. Solo procediendo de este modo se podrá establecer con claridad el papel del movimiento popular, de masas, en el proceso. Lo que puede hacer como tal, en la coyuntura actual. Y también lo que no puede hacer. Lo que es cometido propio de una organización específicamente política, adaptada en su organización y sus métodos a las condiciones actuales.


2

En segundo término, este Congreso reflejó el proceso de clarificación de posiciones que se viene operando dentro del movimiento sindical y popular.

Frente a todos los grandes temas en debate, se delinearon claramente dos orientaciones. Una, la que es mayoría en la dirección del aparato de CNT, mostró una vez más su subjetivismo auto-satisfecho, su negativa a profundizar en la autocrítica, su defensa a ultranza de una orientación esencialmente reformista, cuyos nefastos efectos ya no escapan a nadie que no esté cegado por prejuicios sectarios. Otra, que evidenció en el Congreso un volumen que muchos no sospechaban (unos 150 delegados sobre un total de 509) tradujo la conciencia creciente de que es imprescindible una modificación radical en la orientación y los métodos del trabajo de la CNT.

Militantes de las más diversas extracciones coincidieron, con sugestiva reiteración, en plantear la necesidad de una acción más combativa, más persistente, mejor coordinada y en ofensiva, por los objetivos del programa y en primer término, contra la congelación de sueldos y salarios impuesta por el gobierno.

El surgimiento de esta tendencia no es un hecho nuevo. No es producto, tampoco, de una mera suma de voluntades a nivel de las delegaciones concurrentes al Congreso. Ella traduce, todavía de manera insuficiente, a nivel de direcciones y aparatos, un consenso cada vez más amplio que viene desde abajo.

Ya en julio del año pasado, en plena vigencia de las medidas de seguridad, seis sindicatos, haciéndose eco de un estado de ánimo del que participaban amplios sectores, incluso más allá de sus “fronteras” gremiales, formularon críticas, bien concretas, que acompañaron y fundamentaron la propuesta de un plan de medidas de lucha, para enfrentar la escalada reaccionaria.

Los organismos dirigentes de CNT, no sólo no recogieron ese planteo, sino que se hicieron todos los esfuerzos posibles para ocultarlo o para desvirtuarlo en su sentido y aún en el contenido de sus propuestas. Se habló de “aventurerismo”, y de “infantilismo”. Poco después se redujo a su mínima expresión la lucha popular, se aceptó la participación en la COPRIN, se arguyó, falazmente, que el levantamiento de las medidas de seguridad era “una gran victoria”…

Apoyándose en la todavía insuficiente coordinación de quienes sustentaban una orientación combativa, en las vacilaciones y perplejidades de otros que decían sostenerla, el aparato reformista logró hacer predominar sus criterios.

Ahora queda en evidencia hasta que punto su hegemonía, dentro del movimiento sindical se haya cuestionada.

Es que la necesidad de un plan de lucha en ofensiva, la necesidad de adoptar métodos de acción directa, va siendo sugerida por la experiencia cotidiana. Esos métodos están pasando a integrar la gama de procedimientos normales en todos los conflictos gremiales de cierta importancia. Ante la dureza de la represión y las dificultades de la situación, se va produciendo hasta espontáneamente, el endurecimiento de los métodos de lucha.  Acciones  que  antes  eran  fácilmente  catalogad as  como  “ aventurerismo”,  son  el   pan de todos los días en las movilizaciones de hoy.

Al margen de las concepciones dogmáticamente sostenidas por el aparato reformista, la línea de la combatividad y la lucha va ganando a sectores más amplio cada vez, va creciendo. Y ese crecimiento se ha manifestado a pesar de los procedimientos puestos en práctica durante la actividad preparatoria y el desarrollo del Congreso por parte de las direcciones reformistas.

 

3          .

El Congreso careció de una preparación adecuada. Luego de un dilatado proceso de luchas, vivido durante el año pasado, ante los importantes cambios experimentados por la situación a partir de entonces, se imponía una discusión amplia en las bases, se hacía necesaria una franca apertura autocrítica que habilitara para un verdadero balance de lo actuado, con vista a deducir de él conclusiones útiles para la planificación de las tareas futuras.

Pero no se procedió así. Se optó por reincidir en el viejo y trillado camino de despachar administrativamente las tareas preparatorias. Los informes correspondientes llegaron tarde o no llegaron. Su discusión “ se agilitó”  tanto que prácticamente no se hizo. Los discrepantes fueron duramente atacados. Según el viejo método, consagrado por el uso, se prescindió de sus argumentos, se los cubrió de improperios gratuitos.

Se machacó como siempre, el sonsonete de la “unidad”. Se intentó presentar “como divisionistas” a los que simplemente no son obsecuentes. Se movilizo, toda la gama de añejas recetas a las que se aferra una dirección apegada a esclerosadas rutinas burocráticas, idóneas para “copar” organismos y cargos, inútiles para promover y dirigir luchas. No es de extrañar que en estas condiciones el congreso haya resultado un reflejo muy imperfecto del verdadero sentir de la clase trabajadora.

Señalar todo esto es útil, pero no debe constituir el centro de nuestra preocupación. En definitiva, lo que importa, lo único decisivo, es dilucidar quien organiza y dirige prácticamente las luchas y no quien tiene la mayoría a la hora de los congresos.
CARTAS DE FAU (FEDERACIÓN ANARQUISTA URUGUAYA)

 

3 Comments

  • Somnath

    02.03.2016 at 04:46 Responder

    El passat dinredves vaig anar a sopar amb uns companys de professif3, eren uns 12. Pre8viament havedem negociat un menfa tancat de 20€ amb el que vam quedar mes que contents no nome9s x la quantitat sinf3 tambe9 per la qualitat de la cuina, de la presentacif3 dels plats i del tracte del personal.Ens van oferir tres entrants per compartir que xonsistia en:- amanida te8bia de formatge de cabra amb maduixes.- calamars a la romana ( super frescos).- timbal de baldana, plat tedpicament tortosed qe ens va encantar tant als que erem de Tortosa con a la gent que va venir de fora. Despres vam menjar un segon plat a elegir entre:- llenguado a la salsa se bolets.- confit d’e0nec.Tant els que vam menjar un plat comL’altre els vam trobar bonedssims! Finalment en lloc de fer postre vam pactar amb l’ama del restaurant si ens podien fer un pasteds i la veritat es que ens van acceptar la proposta i el pasteds estava bonedssim. Aquest menfa ens va costar 20€/ persona i ame9s tb incloefa: pa, cafe8s i infusions, vi de la casa, aigua i cava. Realment tot un luxe, vam quedar tant satisfets que aquest proper dissabte hi tornem x dinar. Pd: ens van situar una taula gran i quadrada que va fer possible que tots ens pogue9ssim veure i xerrar tranquil-lament, vam agrair-hoPq era un sopar de feina i ens va ser mes fe0cil la conversa. A me9s la taula estava dintre del reservat del restaurant que oferia un clima edntim ideal x parlar de feina! Tot un luxe! 100% recomanable!

  • zarchiver for pc

    16.11.2017 at 23:24 Responder

    I conceive this web site holds some real superb information for everyone : D.

  • sketch 42 serial

    20.11.2017 at 19:50 Responder

    I like this site because so much useful stuff on here : D.

Haz un comentario