“Los ejércitos secretos de la OTAN”: un texto que invita a la reflexión en tiempos de reforzamiento de la represión

“Los ejércitos secretos de la OTAN”:

Un texto que invita a la reflexión en tiempos de reforzamiento de la represión

Tras la nefasta, injustificable y repudiable explosión en el subcentro de Escuela Militar afirmamos que nada volvería ser igual. El bloque en el poder ya está comenzando a mover sus fichas para refundar la Ley Antiterrorista, aumentar las atribuciones de las policías y en particular de la Agencia Nacional de Inteligencia. El bombazo generó una oportunidad única para legitimar ante la “opinión pública” dichas medidas de control social, prácticamente sin ninguna oposición, o cuestionamiento (salvo el tema de los “agentes encubiertos”).

La policía actuó con una eficacia inaudita: se nota el importante apoyo del FBI. En tiempo record ya tenían tres culpables: Juan Flores, Nataly Casanova y Guillermo Durán, miembros todos de una supuesta célula terrorista “muy hermética”, ubicada en la periférica comuna de La Pintana. Dicho grupo habría perpetrado también el ataque al metro Los Dominicos y a algunas comisarías. Según las informaciones disponibles, la clave estuvo en un recibo de recarga de una tarjeta Bip! que increíblemente sobrevivió a una detonación. Flores y Casanova deberán permanecer en prisión a lo menos durante 10 meses, tiempo inicial dictado para la investigación. No está demás señalar, que el proceso judicial, no se ha desarrollado de la manera más trasparente posible. Son muchas las contradicciones, incongruencias e irregularidades que han quedado al descubierto: ¿Por qué fueron detenidas tres personas en el procedimiento si sólo había orden de aprehensión en contra de Flores? ¿Cómo sabían el lugar exacto donde se supone estaba enterrada la pólvora? ¿De dónde salió la tarjeta Bip! si hasta el momento no se ha acreditado que haya sido tomada de las pertenencias de alguno de los detenidos? ¿Cómo y bajo qué protocolo Carabineros obtuvo los rastros de ADN en la estación del metro Los Dominicos? ¿Se puede corroborar científicamente que las imágenes de las cámaras de seguridad corresponden efectivamente a los imputados, cuando a simple vista dejan muchísimas dudas? ¿Por qué una organización griega (Conspiración de las Células del Fuego) reivindicó el atentado por internet?

La extraña muerte del joven de 29 años, Sergio Landskron Silva, quien falleció producto de la explosión  de un artefacto explosivo en la madrugada del jueves 25 de septiembre en el Barrio Yungay, nuevamente sembró incertidumbre y muchas interrogantes sin resolver en amplios sectores de la izquierda de intención revolucionaria ¿No es extraña la casi instantánea reacción policial? ¿Por qué dejaron que se quemara vivo durante 20 minutos? ¿Por qué un joven calificado como “drogadicto” por sus propios familiares portaría una bomba? ¿Realmente Sergio llevaba el artefacto o sólo transitaba por el lugar y se acercó al bulto por una trágica casualidad? ¿Cuál era el objetivo de la bomba? ¿A quienes beneficia todo este escenario?

Con el objetivo de incentivar a la reflexión del actual contexto, ponemos a disposición el libro “Los ejércitos secretos de la OTAN” minuciosa investigación del historiador suizo Daniele Ganser. En este texto publicado originalmente en idioma francés en el año 2007, se detalla como los Estados miembros de la alianza militar de la OTAN, fueron responsables durante décadas de financiar, prestar cobertura, y entrenar tanto militar como técnicamente a grupos secretos que perpetraron innumerables asesinatos, torturas, secuestros, sabotajes, ataques explosivos, y golpes de Estado. Con esta estrategia se buscaba aniquilar materialmente a los sectores militantes de izquierda que poseían apoyo social y por ende posibilidades concretas de subvertir el sistema de dominación, y por otro desacreditar ante la “opinión pública” a ciertas formaciones combatientes, atribuyéndoles atentados (“terrorismo de falsa bandera”), que en realidad habían sido planificados y ejecutados por los grupos de choque y los servicios secretos de los Estados miembros de la OTAN.

Consideramos, por lo tanto, pertinente revisar y darle una vuelta a la posibilidad de que el actual escenario no sea la simple consecuencia de la acción de grupúsculos irresponsables que “pisan el palito” del poder, sino que se trate de un plan implementado por sectores ligados a lo más recalcitrante y fascista de la derecha chilena (¿y/o también al Estado?). Ojo que esto no es paranoia, exceso de imaginación, ni teoría conspirativa; la experiencia histórica demuestra que la guerra sucia ha sido empleada sistemáticamente por los Estados con distintas finalidades. Y este libro es un claro ejemplo de esto.

 

 por Espartaco Gatti

http://www.periodico-solidaridad.cl/wp-content/uploads/2014/09/otan.pdf

1.188 Comments