Nueva York: Manifestantes protestan contra el cambio climático en Wall Street

Casi 400.000 personas se reunieron en Nueva York en la Marcha Climática del Pueblo. Activistas organizaron la marcha y toma de Wall Street para denunciar la responsabilidad de los bancos financieros por la destrucción medioambiental. La demanda principal consiste en una transformación al sistema económico que explota nuestras comunidades, obreros y recursos naturales.

A esta marcha se le ha llamado la “inundación” para señalar el vínculo entre el diluvio que sumergió Wall Street hace dos años durante la Huracán Sandy y el rol que juega el capitalismo en la crisis del clima. A pesar de esperar detenciones y la violencia de la policía, la jornada comenzó con pocas reacciones contra las manifestantes.

Inlcuso en la mañana, durante la manifestación los periodistas Naomi Klein y Chris Hedges dieron algunas palabras sobre la crisis del clima a los y las manifestantes congregados en el Parque Batería frente a la Estatua de Libertad. Pero el espíritu de la manifestación, hizo que fluyera un diálogo entre los y las manifestantes a través del micrófono del pueblo,  que se ha sido el vestigio más poderoso de Occupy Wall Street. Una vez comenzada la marcha se aclaró que el objetivo de la acción no era Wall Street, sino que el toro al frente de la Bolsa. Al contrario de las expectativas que tenía la policía, la marcha avanzó tranquila, lo que permitió a las y los manifestantes a pasar por la calle sin permiso legal. Cuando se juntaban al frente del toro la policía cortó las calles para permitir el flujo de tráfico, rodeando a los y las manifestantes que levantaban barricadas. Durante este tramo, dos personas fueron detenidas por la policía, entre ellas un joven que se subió al toro. Más tarde, se formaron barricadas que bloquearon la entrada a Wall Street, donde la policía disparó gases lacrimógenos a los manifestantes. En eso la manifestación escaló, con resultado de 100 personas detenidas a pesar de no entrar ni tomar Wall Street.

A la luz de esta marcha, debemos reconocer que en los años siguientes de la ocupación, Wall Street todavía simboliza el centro del capitalismo financiero, y crea el surgimiento de una actividad radical como la democracia participativa, acción directa y autónoma que le da un sentido de posibilidades revolucionarias al pueblo estadounidense. En este sentido, convocar una manifestación para retomar Wall Street funciona como una reiteración de un movimiento poderoso, pero que no ha podido sobrevivir más allá del lugar donde surgió. Desde el término de la ocupación, las prácticas específicas y valores que encarnan esa época representan lo que ha sobrevivido en el largo plazo: un énfasis en el espectáculo del movimiento, en vez de un entendimiento estratégico de prácticas y tácticas, con respecto al desarrollo de un movimiento anticapitalista. Pues, el micrófono del pueblo, en cual la masa repite las palabras las personas para que todas y todos puedan escuchar, es útil en casos donde no hay otras opciones para amplificar las voces de hablantes. Pero queda claro que los y las manifestantes prefirieron usar esa práctica, a pesar de causar confusión con respecto a los pasos a seguir de la marcha.

En este sentido la marcha fue un acto simbólico, y evoca una nostalgia por esa época sin reconocer que no se puede suspender la producción a través de una toma del centro del comercio financiero. Debemos enfocar la lucha en nuestros trabajos donde tenemos fuerza como trabajadoras y trabajadores, hacerlo tácticamente con una estrategia a largo plazo.  Sin esto, nos caemos en la trampa de espectáculos esporádicos que no pueden avanzar y fortalecer al poder popular.

por Lucía Angela Bambace

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.