Huelga de “Las Vacas Gordas”: cuando los patrones de fundo se pisan la cola

Indignación causó en las redes sociales el video que mostraba al dueño del conocido Restaurant “Las Vacas Gordas” despidiendo en plena calle a sus trabajadores en huelga. Finalmente, luego de 7 días de huelga lograron llegar a un acuerdo gracias a la fuerza de las redes y organizaciones sociales.

El vídeo del “patrón de fundo”

“Están todos despedidos”, “cállate”, “mugroso” son algunos de los epítetos que profirió Arturo de la Vega Ortiz, dueño del conocido restaurant del centro de Santiago “Las Vacas Gordas” en contra de los trabajadores en huelga de dicho establecimiento. Lo que no sabía este “patrón de fundo” (tal como fue denominado en las redes sociales) era que estaba siendo grabado en video. Rápidamente por medio de la “Radio Villa Francia” el video se fue viralizando por la web, hasta llegar a medios como “El Dinamo”, “El Mostrador” o “Radio Cooperativa”.

La solidaridad virtual y de clase

El apoyo a los trabajadores y la molestia con el dueño del restaurant no fue sólo a través de Internet sino que también en la vida real. Así fue como el día lunes 5 de septiembre, cumpliéndose 6 días en huelga, diversas organizaciones sindicales, políticas y sociales se dieron cita a las afueras del restaurant para brindar su apoyo a los trabajadores en huelga. Conversamos con el tesorero del sindicato quien nos contó los motivos para organizarse, sus principales demandas y la reacción de los trabajadores frente a las amenazas del patrón.

El ruido de las cornetas y tweets

Finalmente, el día martes 16 de septiembre el empleador dio la cara y se reunió con los trabajadores. Esta instancia estuvo mediada por el Director del Trabajo, llegando las partes en conflicto a un acuerdo. Dentro de los acuerdos se ganó un aumento de un 10%, 8% y 5% al salario de los más de 140 trabajadores de los tres locales. Además, De la Vega pidió disculpas a sus trabajadores por la reacción, según informó “Radio Bio Bio“.

Esta movilización nos deja varias enseñanzas. Principalmente, nos muestra el poder de las redes sociales a la hora de visibilizar las movilizaciones de trabajadores que muchas veces deben recurrir a arriesgadas medidas de presión para llamar la atención de los medios de comunicación. Recordemos el caso de la huelga de Konecta el 2012, cuando los trabajadores paralizaron la estación Rodrigo de Araya de la línea 5 del Metro; también las subidas al reloj de Estación Central realizado por los trabajadores de Unísono o Tottus, y cómo no recordar la intervención del pequeño sindicato de semillas Pionner de Arica que vinieron del norte a intervenir en la misa de pascua de resurrección en la Catedral de Santiago. Sabemos muy bien que de no haberse difundido el video donde se mostraba la reacción del dueño de “Las Vacas Gordas” esta huelga, al igual que muchas, y sobre todo de sindicatos muy pequeños, quizás habría pasado desapercibida, tomando en cuenta la legislación vigente, y el cerco informativo por lo que podrían haber llegado a varias semanas de movilización.

Si bien el dueño de “Las Vacas Gordas” se pisó la cola al reaccionar de esa forma frente a los trabajadores, no debemos olvidarnos de esta movilización y de las condiciones de los trabajadores, pues una vez que pase esta coyuntura podríamos volver a ver la reacción del “patrón de fundo” de Las Vacas Gordas.

Por Gannicus

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.