Resistencia y movilizaciones en comunidades negras de EEUU aumentan después del asesinato de Mike Brown

El 9 de agosto en Ferguson del estado de Missouri, Michael Brown, un joven negro de 18 años, fue asesinado por la policía a pesar de estar desarmado, y de levantar las manos cuando era detenido. Brown estaba en camino a visitar su abuela con un amigo,  la policía los detuvo cuando estos caminaban por la calle. El encuentro intensificó cuando Brown se resistió a ser detenido, e ingresar dentro del auto policial. Como trataban escaparse, la policía disparó a los jóvenes en repetidas ocasiones hasta dar con Brown. Su amigo, Dorian Johnson, dice que la policía continuó disparando aún después de que se dieran vuelta con sus manos levantadas. En los días que siguieron, una multitud de gente se reunió en protesta dónde Brown fue asesinado, y la manifestación se extendió por varias partes de la ciudad durante el fin de semana. Hoy 16 de agosto, el gobernador de Missouri, Jay Nixon, ordenó el estado de emergencia e implementó un toque de queda en la ciudad de Ferguson para frenar las manifestaciones en repudio al asesinato del joven. Siendo criticado en el mismo momento en que se presentaba ante la prensa, donde se escucho el grito de “Queremos justicia”. Hasta unos momentos, los manifestantes aseguraron no respetar el toque de queda. 
brown

La primera fotografía de Brown utilizada para reportar su muerte lo mostraba en la graduación de su escuela. Poco después comenzó a circular otra imagen, donde aparece vistiendo una camisa deportiva y haciendo un signo con sus manos, para asociarlo con estereotipos violentos.

A través de las reacciones populares, la prensa ha a tergiversado los hechos, apuntando que las manifestaciones se trata de negros/as que representan un peligro para la sociedad. Este esfuerzo de las autoridades y los medios de manipular los acontecimientos, es  para quitar la legitimidad de los llamados por el “fin de la violencia hacia jóvenes negros/as”, y la vigilancia de sus comunidades, que se explican en gran parte, por legado histórico del racismo en los EE.UU. De igual forma, se trata de silenciar las voces del pueblo más marginado, que bajo la acción directa, ha tenido la potencialidad política de acrecentar las divisiones de la clase trabajadora estadounidense. Queda claro que esta oleada de protestas, refleja las luchas cotidianas que han  alcanzado su punto máximo hasta este momento. En varias ciudades manifestantes han demostrado su solidaridad levantando las manos, en alusión al gesto de inocencia de Michael Brown antes de ser asesinado, y de los negros/as en general, que viven a diario los golpes mas duros del neoliberalismo: viviendas precarias, recortes a los presupuestos de bienestar y educación pública, aumento en la presencia de la policía, el crecimiento de cárceles, sueldos bajos, entre otros. Todo esto representa un problema de fondo: un sistema que a pesar de haber cambiado su forma, continúa a  explotando, marginando y oprimiendo.
La cuestión que afrontamos hoy, ferguson5es como las movilizaciones de las comunidades negras pueden desarrollarse en un proyecto más amplio, para recuperar sus barrios, proteger sus hijos y hijas, expulsar la policía y eliminar las raíces históricas de la supremacía blanca. En el proceso, surge la siguiente interrogante; ¿Cómo podemos construir y fortalecer organizaciones sociales para combatir la violencia del Estado, que de paso, fomente el desarrollo del poder popular? Tenemos que construir un movimiento que pueda sobrevivir y crecer más allá de este momento que vivimos, devolviendo el poder a las manos del pueblo.
¡Mike Brown vive, la lucha sigue!
 
por Lucía Angela Bambace

 

feruson1

 

 

 

 

 

feruson13

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.