Coordinación Territorial Libertaria: desde abajo y entre tod@s a construir comunidad organizada

A través de formación militante y articulación de iniciativas políticas territoriales se pretende formar un nuevo referente con proyecciones a nivel nacional. Horizontalidad, democracia directa, autogestión y federalismo, son las perspectivas de CTL para fortalecer el trabajo de base y las organizaciones sociales que construyen poder popular en las poblaciones y los territorios de Chile.

La “otra” historia

Las luchas de los pobladores han tenido un capítulo aparte en la historia de Chile. Para muchos, un movimiento de fronteras difusas, ya que pobladores son también trabajadores asalariados, estudiantes y un sector importante de la población que subsiste en los márgenes del sistema; maestros de diversos oficios o trabajadores temporales.

Esto se ha traducido en la incapacidad de la izquierda chilena de proyectar sus capacidades de lucha y alcanzar una mayor articulación entre los diversos trabajos territoriales que se levantan a lo largo del país.

Sin embargo, este movimiento desde comienpobla_1zos del siglo XX hizo sentir sus reivindicaciones en las huelgas de arrendatarios de conventillos, que posteriormente marcarían un hito con la “Toma de Zañartu”, que dio origen al sector de La Legua Nueva en los años del Frente Popular, alcanzando una presencia más sostenida y extendida a partir de la “Toma de la Victoria” en 1957.

Este movimiento fue convirtiéndose así en uno de los actores urbanos más dinámicos de la ciudad. A lo largo de los cincuenta, incrementaron la presión social que llevaría al establecimiento, por parte del Estado, de los primeros planes nacionales de vivienda, y en los años sesenta, expandieron sus capacidades organizativas para ampliar y diversificar las estrategias de resolución de los problemas habitacionales.

 

Su objetivo es el fortalecimiento y la colaboración entre la variada gama de organizaciones populares que buscan avanzar en la rearticulación de la clase trabajadora desde el territorio, con una perspectiva de poder popular que va tomando forma en la idea de Comunidad Organizada, como un aporte en la lucha por la superación de la sociedad de clases.

 

Durante los años setenta, alcanzó mayor dinamismo al fusionar sus luchas reivindicativas con un proyecto transformador de sociedad, surgiendo de las entrañas mismas de la articulación territorial el poder popular, coordinando luchas y actos de poder local en barrios, por medio de procesos de democratización por la base, que incluso trascendieron la expresión política poblacional, a través de los cordones industriales.

En los ochenta, fue el principal movimiento de resistencia a la Dictadura, ante el ataque y represión a los sindicatos y partidos políticos, sin embargo, ante la democracia recuperada, se convirtió en un caldo de cultivo para nuevas formas de populismo y clientelismo.

 

Un nuevo referente para la disputa de poder desde los territorios

Numerosas organizaciones de izquierda, en medio del reflujo del movimiento popular en democracia, levantaron iniciativas de articulación poblacional y territorial que no lograron superar la atomización y sectarismo.

Pese a ello, actualmente la organización territorial está resurgiendo con más fuerza, muchas veces a pura voluntad, por ser el territorio un espacio donde se visualiza con mayor posibilidad la implementación de una estrategia multisectorial que agrupe a pobladores, estudiantes y trabajadores.

la_bandera3
Actividades en población La Bandera, Santiago.

Esto se refleja en experiencias organizativas que se han traducido en importantes luchas que tuvieron origen en Freirina, Chiloé y Aysén, así como también, las experiencias de coordinadoras comunales como la Coordinadora Popular Sur (COPOSUR) y la Asamblea Territorial de Conchalí, que muestran nuevas lógicas de hacer y articular la política territorial.

En este contexto, y visualizando las necesidades del movimiento, surge CTL, espacio para la formación y articulación entre numerosos trabajos territoriales de la Región Metropolitana y con perspectivas de construcción nacional.

Su objetivo es el fortalecimiento y la colaboración entre la variada gama de organizaciones populares que buscan avanzar en la rearticulación de la clase trabajadora desde el territorio, con una perspectiva de poder popular que va tomando forma en la idea de Comunidad Organizada, como un aporte en la lucha por la superación de la sociedad de clases.

parinacota_pobla
Aniversario Población Parinacota, 2013. Santiago

Allí convergen un amplio grupo de libertarios provenientes de distintos espacios de construcción popular, tales como, radios comunitarias, preuniversitarios y escuelas populares, comités de vivienda, cooperativas, huertos comunitarios, entre otros, que se han encontrado fraternalmente con el objetivo de compartir conceptos y prácticas, para fortalecer entre todos y todas, propuestas y perspectivas relativas al trabajo territorial.

Asimismo, quienes conforman CTL participaron en el “Día de la vinculación territorial” organizado por la FECH, en las poblaciones La Bandera, Lo Hermida y Mirador Viejo, con la perspectiva de convertir este tipo de acercamientos en una práctica permanente, en miras a una vinculación mayor entre todos los actores en lucha.

cona
Talleres de batucada. Comunidad Organizada Nueva Aurora, viña del Mar.

De esta manera se espera fortalecer la participación, la acción directa, la solidaridad, el federalismo y la articulación con otras organizaciones y coordinadoras, en miras de la confluencia de las diversas expresiones del pueblo y la izquierda revolucionaria, entendiendo que el territorio es un espacio de convergencia amplio desde donde es posible intervenir el conjunto de las esferas de la sociedad.

 

 

por Adela Velarde

[publicado en la edición n°23 de Solidaridad]

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.