Chile limita al centro con la injusticia

DECLARACIÓN PÚBLICA DE PLATAFORMA CORDILLERA

Frente al incendio, la precarización urbana y la pobreza, vecinas, vecinos y organizaciones sociales del Cerro Cordillera manifestamos que:

Nos duele profundamente el incendio ocurrido en los cerros de Valparaíso. Al parecer, y al contrario de lo que dijeron los medios de comunicación masivos, habría empezado en alguno de los vertederos ilegales en medio del bosque, una zona de alto riesgo de incendio por su composición (45% eucalipto) y falta de mantención.

Como lo han denunciado muchas veces pobladores, organizaciones y profesionales, estos bosques de eucalipto y la basura acumulada son altamente inflamables. Este problema, endémico en Valparaíso, es completa responsabilidad de la municipalidad y del gobierno regional que, por falta de voluntad política y ausencia de una política medioambiental y social de aseo urbano, no se hace cargo como debería. No existen instrumentos para determinar las especies que se plantan ni regular la mantención de los bosques, en este caso privados y fuera de los límites urbanos.

El incendio quemó casi 3.000 inmuebles, en su mayoría viviendas, y dejó a más de 10.000 personas damnificadas. Fruto de la profunda desigualdad de nuestra sociedad, no es casualidad que una catástrofe natural se transforme en una emergencia social y urbana. Como todo Valparaíso, la zona siniestrada carecía de equipamiento comunitario y urbano lo que pone en evidencia la precariedad en las periferias de la ciudad.

La autoorganización espontánea de la solidaridad y de los propios vecinos y vecinas de la zona incendiada, ha sido fundamental en estas primeras semanas para remover escombros, parar comedores populares y dar una mano en la reconstrucción y reorganización popular. Más aún, hemos visto cómo militares y carabineros poco han servido, poco contribuye un militar con una metralleta en la mano.

Nos provoca profunda rabia que bajo este Estado de Catástrofe declarado el día domingo 13 de abril, las autoridades no hayan dispuesto, y no dispongan, de las mercancías urgentemente necesarias en manos de las grandes empresas: hoy materiales de construcción;   muebles, colchones, frazadas, etc.

Una vez más son ellas las que lucran con la tragedia social. El artículo 7° de la Ley Orgánica Constitucional de los Estados de Excepción (dentro de los que se encuentra el Estado de Catástrofe), entre otras cosas, faculta al Jefe de la Defensa Nacional designado a: “Ordenar el acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos, artículos y mercancías que se precisen para la atención y subsistencia de la población en la zona”, y a “Determinar la distribución o utilización gratuita u onerosa de los bienes referidos para el mantenimiento y subsistencia de la población de la zona afectada”. El Estado y las autoridades locales y regionales descansan en que iba a ser, y fue, la población la que mayoritariamente se hizo cargo de la “formación de reservas” de todo tipo de víveres y artículos, cuando, por ley y con un poco de voluntad política, podrían disponer de estas mercancías.

Por último, una vez más este desastre social ha reavivado la discusión en torno a la reconstrucción y las precarias condiciones urbanas en los cerros de Valparaíso. Nos parece indispensable que esta discusión sea realmente participativa, donde las opiniones de las organizaciones sociales y populares sean tomadas en cuenta como la voz más importante. Somos los habitantes de los cerros los que sabemos cuáles son las condiciones de vida aquí arriba. Exigimos que se congelen los permisos de construcción en la zona afectada y que no se otorguen sin consentimiento de la comunidad.

No queremos dejar estas decisiones de uso de suelos a la ambición de las inmobiliarias buitres, que sólo lucran con la necesidad de la vivienda, sobre todo en situación de reconstrucción postcatástrofes. Existen un montón de alternativas de construcción y reconstrucción que pasan no por las manos de autoridades y gobiernos, sino por la voluntad, organización y decisión de las vecinas y vecinos. La vivienda digna es un derecho social.

¡SÓLO EL PUEBLO AYUDA AL PUEBLO!

Organizaciones comunitarias del Cerro cordillera, Valparaíso.

Plataforma Cordillera.

08 de mayo, 2014.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.